Lorena

Tomar un curso de Gestalt la convirtió al mismo tiempo en una mujer más humana y exigente.
A sus 29 años se volvió selectiva, evitando las pláticas futiles y vanales. Centrada en el momento, viviendo el aquí y el ahora, entregada apasionadamente a cada situación que se le presentaba.
Intensa, esa es la palabra que la describe en abstracto. Agresiva y egoísta, así le han dicho en algunas ocasiones.
Piel morena y sonrisa deslumbrante. Esbelta silueta y camaleónica mirada que lo mismo expresaba amor que una crueldad despiadada.
Con ella no había términos medios, ni grises ni quizás. Se era o no se era y nada más. Por eso, sus lazos eran definitivos. Sus enojos duraban un momento y sus afectos para siempre.
Incapaz de sentir celos, no entiende el concepto de fidelidad, aunque en cuestiones íntimas es muy cuidadosa de la higiene. No me preguntes, que no sabré decirte mentiras, era uno de sus lemas.
Responsable, confiable, muy buena amiga pero no buena pareja. Maneja la escala tonal de las emociones pasando de las lágrimas sufrientes a la sonrisa estridente con suprema honestidad.
Y a pesar de todo hay dos cosas con las que nunca juega: las palabras y las mujeres.
Hasta que la conoció y tuvo que reinventarse para reconocerse.
Lorena Sanmillán; mayo 6 de 2005

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: