Lorena Sanmillán

 Lorena Sanmillán nació en el barrio madrileño de Lavapiés, lo más castizo de la capital española, lugar donde viví por espacio de siete meses.  Llegué a Madrid agotada por los cambios de horario, pero Grace insistió en que debía comer algo. Entonces conocí el Sanmillán, un restaurancito de barrio. Aunque estaban por cerrar, nos recibieron de buena gana.

El sitio era encantador, familiar, económico, pintoresco. De inmediato me enamoré de él. Me convertí en una más de sus comensales. Cuando iba, usualmente me llevaba algo para leer, ya fuera un libro, un periódico o una revista. Tengo esa manía, todos en mi casa hacemos lo mismo: comer y leer. Cuando no leía, me llevaba algo para escribir. El caso era hacer dos cosas a la vez. Disfruto mucho escribir cartas y la hora de la comida me parece un gran momento para ello. Siempre llevaba algo para hacer.

Un buen día decidí entrar a un concurso de cuentos y me pedían un seudónimo para registrarlos. Seleccioné e imprimí mis escritos pero nada se me ocurría para el alias. Y así me fui a comer, confiando que durante el trayecto se me ocurrirá algo. Me llevé sólo mis escritos impresos ya en el sobre para enviarlos faltándoles únicamente el seudónimo que habría de identificarlos. El mesero de inmediato me vio sin nada para leer o escribir  y dijo de inmediato ¿Pero es que tú hoy no te piensas hacer nada? ¡Ezo es como el Apocalipsis! Le respondí que buscaba un seudónimo para entrar a un concurso. ¡Ah, pues nada más fázil!, Tú escoges un nombre, como te habría gustado llamarte, se lo pones ahí, y pues nada, que ya está! Como si fuera tan fácil. Me había pasado toda la mañana pensando en cómo ponerme y resultaba que el tipo, Jóse, me solucionaba el asunto con un comentario.  

Trajo mi primer plato, yo comía y él iba y venía por las mesas del restaurante. Incansable: levantaba pedidos, llevaba los platos a la barra, bromeaba con los demás clientes, gritaba más que hablar. En medio de todo este barullo yo pensaba y  repensaba y ningún nombre me gustaba. ¿Ya eztá? No. Todavía no. Él iba y venía, acosándome. Pues a ver, que esto no puede estar tan difízil, ¿cómo te habría gustado llamarte? Lorena. Es un nombre que siempre me ha gustado, no sabría explicar con exactitud por qué. Me encanta su sonido, me parece sexy y también disfruto que sea una ciudad. Pues te pones Lorena y ya eztá. ¿Pero si hay otra Lorena? Pues nada, que le pones un apellido y ya. Entonces pensé en mi segundo apellido, Rivera, Lorena Rivera, pero tampoco me satisfacía. Y así estuve haciendo varias combinaciones.

Cuando trajo el segundo plato, él seguía opinando, dándome opciones. Pues Lorena Sofía, como la Sofía Loren, pero al revés, o Sofía como la Reina.  Pero no terminaba de gustarme. Seguí con mis pensamientos y terminando mi comida. De pronto el hombre se dejó venir desde el fondo del restaurante ¡Ya, que ya lo tengo, que ya lo tengo, pero es  que ya lo tengo! Todo emoción, se pone en la orilla de la mesa, apoyando sus manazas en los extremos y dice  Tú dale que te pones Lorena -y entonces señaló el letrero del restaurancito- San-mi-llán, tú vas y ganas ese concurso, entonces te entrevistan, tú les dices que te llamas así por mi restaurante, y ¡hala! que los mandas a comer aquí y  de todo esto resulta que ¡Yo me hago rico!

Todo esto lo dijo a puro grito temblando de efusivo. Me convenció su vehemencia, su fe en mis escritos, aunque nunca los hubiera leído. Sólo sabía de mí quesque era escritora porque me veía hacerlo en su restaurante. Más nada.  De inmediato tomé mis papeles y puse ese nombre en el sobre, delante de él. La comida de ese día me salió gratis y de ahí me fui a depositarlos en un buzón. No gané ese concurso, pero el nombre se quedó y desde entonces soy y siempre seré Lorena Sanmillán.

LSM; Julio 2 de 2007

3 Responses to “Lorena Sanmillán”

  1. Dra. Lewis Says:

    Hola Lorena:

    Qué manera tan especial de escoger un seudónimo. Seguro que el dueño del restaurante debe estar feliz de saber que Lorena Sanmillán ya se hizo famosa acá en México y de paso le hace promoción al negocio aquél.

    Muy interesante tu crónica madrileña.

    Dra. Lewis:
    ¡Bienvenida! Gracias por inaugurar este nuevo blog! Gracias por seguirnos la pista. Que gusto que mi crónica haya sido de su agrado. Lamentablemente, y esto me duele muchísimo, el Sanmillán ya no existe. En mis sueños regreso a Madrid y lo vuelvo a montar. Creo que pocas cosas me gustarían más.
    Un abrazo, desde aquí, hasta allá.
    LSM

  2. marat Says:

    Muy grato el relato. Usualmente los pequeños detalles son los que perduran.

    Saludos!

    Marat:
    Así es. Nunca pensé contar tantas veces esa anécdota. Creo que Jóse no sabe todo cuánto provocó. Ojalá de alguna forma le llegue la historia. Y por supuesto, si algún día publico algo formal formal, la dedicatoria será para él.
    Gracias por seguir en contacto.
    LSM

  3. Angélica Says:

    Pues bella anécdota, el cómo nacer, el nacer de forma distinta, el que alguien crea en ti aun cuando no tenga la mas remota idea de lo que escribes; felicidades.
    Alguna veces he tenido que usar un seudónimo, creo soy medio predecible, pues… no es precisamente otro nombre, otro que me gustaría tener, porque de hecho mi nombre completo me gusta mucho, es melodioso: Martha Angélica, ¿verdad que es lindo?, es hasta disforico igual que yo, jajaja Pero cuando era niña, había una caricatura que me gustaba mucho Giggi, apenas otra niña que con una barita mágica lograba convertirse en otra persona, mas grande, mas bella, audaz, intensa, etc.; entonces se me ocurrió que cuando uno escribe es como Giggi, se transforma, de cierta forma dejas de ser tu para ser otro.
    Y mi otro seudo nombre es Ana, porque un día vi la película de LOS AMANTES DEL CIRCULO POLAR y me clave con la historia, y sobre todo, por el diminutivo de Ana, Anie, que es similar a mi firma del correo Angie.
    Ves, soy bien predecible, pero para el próximo concurso estoy pensando en un seudónimo muy diferente
    Saludos
    Besitos, feliz domingo

    Angie:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: