Archive for December, 2007

El oso de la tía

December 26, 2007

Diciembre: navidad. Otra vez a pensar en los regalos de mis siete sobrinos, escribo en mi Palm. Nuevamente la Coca Cola gobierna la lista de compras. Ya se instala en tradición familiar su promoción decembrina. Que si las casas de años anteriores; que si los peluches; que si el buzón; que si el cofre. Y de nuevo hay que juntar fichas, taparroscas y dinero para comprar lo que vendan, no importa qué.

El artículo de este año son los osos ya emblemáticos, sólo que ahora no son de peluche, ni tienen casa. Ahora resulta que los osos hablan. Graban un mensaje breve que repiten tanto como le piques a un botón. La publicidad me atrapa y voy a buscarlos para regalo de mis sobrinos, especialmente de Víctor, el más pequeño.

Recorro todos los Oxxos del área metropolitana sin éxito. En el último, me dicen que en el Oxxo que está en la esquina de Pino Suárez y Cuauhtémoc todavía hay. Esas calles no cruzan, le increpo de inmediato al desinformado dependiente. Sí, en Anáhuac sí, me responde el sujeto con la boca llena de verdad y me lanzo hasta los suburbios a conseguir el multimentado oso Coca-Cola.

Después de gastar un tanque de gasolina en mi recorrido, regreso a mi casa con el ansiado obsequio. En una de sus garras, el oso tiene una botella de refresco. Lo envuelvo con la ilusión de ver la cara de mi sobrino cuando abra su regalo. Me siento realizada, encantada, poderosa. No seré Santa Claus pero sorprenderé al chamaco.

Víctor llega de visita el siguiente sábado. No puedo esperar hasta Navidad y le muestro su regalo. Mi triunfo y su felicidad son inminentes. Le encantará.

Le doy su regalo llena de entusiasmo. Él, lo desenvuelve, y transparente como nadie en su expresión, no puede ocultar sus emociones. Su rostro es la definición exacta de la decepción. Y encima, sin piedad, sin el mínimo atisbo de clemencia termina de romper mi corazón: Los ozohz no toman coca, me dice tajante y lapidario con el ceño fruncido en total desaprobación. Se da la media vuelta y se va; dejándome inmersa en una profunda y prenavideña depresión.

LSM; Diciembre de 2004-2007

Secreto en tinta

December 22, 2007

Se decía experta en actividades manuales y horizontales. Alguien se quedó con su virtud. Ella con la Mont Blanc que habían estrenado la noche anterior para escribirle un cuento inédito en su espalda, sellado con besos, y que se borró a la mañana siguiente en el agua de la regadera, antes de despedirse para siempre.

LSM; Diciembre 22 de 2007

Hoy

December 22, 2007

Tengo un motivo para quedarme en silencio: entregarte todas mis palabras de labio a labio en nuestro encuentro imperfecto.

LSM; Diciembre 22 de 2007

Rezago

December 14, 2007

La señora Leticia Damm nos comparte este otro ejercicio realizado durante el Taller de poesía de Carmen Alardín

Leticia, gracias de nuevo.

LSM

Rezago

A falta de alfombra,
barro bajo la cama
tres flores marchitas,
una vieja rabieta,
confeti, serpentinas
y una cucaracha agónica.

La escoba me devuelve
envueltas en el mijo
algunas telarañas
y una quimera rota.

Leticia Damm; Julio de 2007

El niño yuntero

December 10, 2007

Gracias a la sugerencia del escritor y traductor Jorge Castillo, coloco aquí el poema de Miguel Hernández que ha citado con anterioridad para tener el contexto completo.

LSM

El niño yuntero 

Carne de yugo, ha nacido
más humillado que bello,
con el cuello perseguido
por el yugo para el cuello.

Nace, como la herramienta,
a los golpes destinado,
de una tierra descontenta
y un insatifecho arado.

Entre estiércol puro y vivo
de vacas, trae a la vida
un alma color de olivo
vieja ya y encallecida.

Empieza a vivir, y empieza
a morir de punta a punta
levantando la corteza
de su madre con la yunta.

Empieza a sentir, y siente
la vida como una guerra,
y a dar fatigosamente
en los huesos de la tierra.

Contar sus años no sabe,
y ya sabe que el sudor
es una corona grave
de sal para el labrador.

Trabaja, y mientras trabaja
masculinamente serio,
se unge de lluvia y se alhaja
de carne de cementerio.

A fuerza de golpes, fuerte,
y a fuerza de sol, bruñido,
con una ambición de muerte
despedaza un pan reñido.

Cada nuevo día es
más raíz, menos criatura,
que escucha bajo sus pies
la voz de la sepurtura.

Y como raíz se hunde
en la tierra lentamente
para que la tierra inunde
de paz y panes su frente.

Me duele este niño hambriento
como una grandiosa espina,
y su vivir ceniciento
resuelve mi alma de encina.

Le veo arar los rastrojos,
y devorar un mendrugo,
u declarar con los ojos
que por qué es carne de yugo.

Me da su arado en el pecho,
y su vida en la garganta,
y sufro viendo el barbecho
tan grande bajo su planta.

¿Quién salvará a este chiquillo
menor que un grano de avena?
¿De dónde saldrá el martillo
verdugo de esta cadena?

Que salga del corazón
de los hombres jornaleros,
que antes de ser hombres son
y han sido niños yunteros.

Miguel Hernández

No más

December 7, 2007

La señora Leticia Damm, dama de las letras y la poesía, comparte este poema que ha nacido en el Taller de Carmen Alardín.

Gracias, Leticia, por tu generosidad, siempre. Por demostrar que el talento, al compartirlo se multiplica.

Lorena Sanmillán

No más

Desde el opaco olvido
ignorada en la última
limpieza del ropero
me grita la boca abierta
de una bolsa que viajó conmigo.

Su aliento llega
con olor al moho
que devoró hace tiempo
el aroma de pañuelos,
polveras, perfumeros.

Le corro el zipper
y la callo.
Mi irremediable moho
es más que suficiente.

Leticia Damm; Julio de 2007

Notas del Taller de poesía de Carmen Alardín

December 6, 2007

La poesía es un destino que yo disfruto mucho. Es mi forma de interpretar la realidad

Carmen Alardín 

 

La poesía nos provee de imágenes. La prosa da carácter, cuenta cosas. La poesía sirve para decir aquí estoy y esto soy. La prosa explica o intenta explicar porqué soy como soy. La poesía juega con los sonidos y con el ritmo. Es un asunto auditivo. La poesía es una amplificación de la realidad. La realidad cuando es mucha, no parece real. Si observamos una gota de agua en el microscopio, no vemos la gota, vemos un cuadro abstracto. Esa es la poesía.

Tenemos que aprender a burlarnos de nosotros mismos para desdoblarnos y volvernos a formar en un poema. La poesía es un diálogo con todos los “yo” que uno pueda tener en su interior y con todos los “yo” que le reflejan los demás. Si uno es muchas cosas, ¿para qué desperdiciarlas expresándose de una sola manera? Si uno está vacío, también hay que saber interpretar las ausencias.

Siempre hay un poema que determina el estilo de nuestra vida. No siempre sirven todos los versos que se escriben, o al menos no para ese momento. Hay que aprender a detectar los versos geniales.

El poema cuenta la música y las imágenes. Hay que hacer notas de las emociones que se vayan sintiendo conforme se escriba. No hay que tirar ninguna idea a la basura hasta hacer la relectura. No importa si sentimos que estamos siendo incoherentes porque los contrarios son muy atractivos en la prosa poética.

El poeta no tiene edad ni sexo ni nada. Es inmaterial. Tiene su tinte de genio. Se puede ser claro y sencillo y al mismo tiempo tener muchas imágenes e implicaciones. Las palabras son poderosas pero hay que saber usarlas adecuadamente. También hay que tomar en cuenta el ambiente y el compromiso musical, no solamente enumerar. En todos los casos, hay que buscar que predomine le música antes que la idea y llenar de imágenes gratas el silencio.

Ejercicio 1.- Sacar poesía de algo que no parezca poético. De aquello que más nos disguste, de lo cotidiano, hay que sacar poesía. Escoger aquello que nos parezca horrible y escribirle algo poético. Si no podemos encontrar poesía a nuestro alrededor estamos perdidos en este mundo de la poesía.

La intención del poema cuenta desde su inicio. Aunque no hay muchas reglas se recomienda evitar los poemas largos, las rimas gratuitas,  el exceso de adjetivos y las repeticiones innecesarias. Diferenciar entre las definiciones y las descripciones. Usar la imaginación es esencial.

La poesía es como una aparición. Como la Virgen de Fátima. El poema llega y se intala, medio toca, medio se acerca y cuando menos te das cuenta ya lo escribiste. Si se quiere atrapar se pierde. Hay que encontrarle la forma en medio de la noche oscura de la hoja blanca. Por más que se intente no se puede ser didáctico. Los maestros, la enseñanza no sirven de gran cosa si el poeta no tiene inspiración ni está dispuesto a capturar su momento en letras. Se nota cuando los poemas son pensados.

Hay algunos conceptos absolutos que no pueden tener adjetivos. Como por ejemplo la LIBERTAD, que no es nueva, ni vieja.

Ejercicio 2.- Materializar una oración, un rezo. Darle forma con las palabras.

La métrica también cuenta mucho, pero este es un taller de poesía libre. Hay que aprender de las sinalefas, los encabalgamientos, los diptongos y todas esas reglas para hacer versos endecasílabos. Los sonetos llevan su métrica aparte.

Ejercicio 3.- Versos endecasílabos de ejercicio.

Hay cuatro tipos de poemas. El que se escribe, el que se lee, el que se escucha y el que el interlocutor se inventa a partir de lo que escucha o lee.

Las palabras dependen de lo que las acompaña. Que todos los artículos que se puedan quitar se quiten.

Ejercicio 4.- Hacer versos utilizando los opuestos.

Hay mil versos interiores que nos sorprenden a cada minuto. ¿Cómo saber cuándo terminan? ¿Cómo saber a dónde nos llevan? ¿Cómo saber donde partirlos? Eso lo da la experiencia y la satisfacción de que dijimos lo que queríamos decir. Cuando uno siente que se ha “quedado” en el poema es el momento de detenerse.

En otro nivel están las rimas. Lo que hace cantar el poema. Pero nunca hay que olvidar las imágenes. Los poemas son imágenes. No siempre tienen qué decir algo, como la prosa. Sólo imágenes. El poema tiene que ser imagen, ser perla, ser fresa, ser estrella, sin decir a veces la palabra, escondida entre todas las demás.

Los silencios son muy importantes en la poesía. Son más importantes que en la prosa.  Hay que evitar separar con comas, mejor cambiar de renglón. Y también evitar los puntos suspensivos.

Los romances son interesantes pero tienen sus reglas muy marcadas. Hay que estudiarlos antes de atreverse a armar alguno.

Ejercicio 5.- Hacer versos de algo cotidiano.

Recomienda leer a Fabio Morábito, Rubén Darío, Federico García Lorca, Miguel Hernández.

Lorena Sanmillán; julio de 2007

Lorena Sanmillán en Punto de partida

December 6, 2007

La edición virtualde la revista Punto de partida que edita la máxima casa de estudios del país, osea, la Universidad Nacional Autónoma de México

http://www.puntoenlinea.unam.mx/

en su primer número virtual publicó una selección de los textos que mis compañeros y yo elaboramos durante nuestra estancia en la casa de las letras y cacería de las mismas.

El link a la compilación es el siguiente:

http://www.puntoenlinea.unam.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=23&Itemid=43

Y en su tercer número ha tenido a bien publicar mi minificción “Autoestima”, con el seudónimo de mi seudónimo.

http://www.puntoenlinea.unam.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=56&Itemid=1

La revista la verdad es que vale mucho la pena, huelga decir que por los autores que publica, además cuenta con el respaldo de la UNAM y el prestigio de la Dirección de Literatura de la misma.

Gracias totales a quienes hacen de la difusión de la literatura más que un trabajo, un modo de vida.

Lorena Sanmillán

 

 

Papeles de la Mancuspia #93 Octubre de 2007

December 6, 2007

La Revista “Papeles de la Mancuspia” editada por el Ing. Fernando Elizondo de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica de la Universidad Autónoma de Nuevo León, ha tenido a bien publicar dos textos míos escritos durante Caza de Letras.

Acompaño en este número a escritores como Patricia Laurent, Stalina Villarreal, Carlos Velásquez, Valencia Triana, Omar Pimienta, Margarita Sayak, Manuel R. Montes, Juan Manuel Carreño, Jaime Rodríguez, Sergio Pérez, Maribel Escobedo, Andrés Valdés; Fernando Elizondo, Ana María Shua, Alberto Román, Graciela España, Oscar David López, Macedonio Gonzalez, Elena Mendez, Rodrigo Castillo, Ricardo Martínez, Román Luján, John Pluecker.

Ilustran este número viñetas de María de Jesús Rodríguez Flores. Las citas corresponden al Fausto de Goethe.

Comparto el link para que nos hagan favor de leernos y compartir la dicha de ser publicados. La difusión de la literatura siempre es un buen quehacer para todos.

http://elizondo.fime.uanl.mx/mancuspia/revista_93.htm

¡Gracias!

Lorena Sanmillán

La carta que nunca envié

December 4, 2007

Ahora, con este asunto de enviar cartas, vino a cuento recordar este poema que, narrado en la voz de Arturo Benavides, hacía cortar las venas por allá en la adolescencia. Lo comparto por todos los recuerdos y por todos los presentes y por los futuros que nos harán evocarlo. Y por todas aquellas cartas que hemos escrito y que nunca jamás nos atrevimos a enviar o por las que recibimos y no supimos cómo contestar. La he transcrito tal cual la recuerdo, admito todas las correciones que su memoria me haga favor de enviar. Desconozco el autor, pero desde ya va en el apartado de la Otredad.

LSM; Diciembre 3 de 2007

La carta que nunca envié 

No sé dónde estás pero esta carta la escribo no por ti, no por mí, no por lo que eres. Tal vez por el pasado. Tal vez por las cálidas y sosegadas horas que tu locura o capricho me hayan regalado. Y si digo locura, no pienso en tu cabeza, frágil, transmutable y volutuosa. Sólo pienso en los instantes en que de infernal pasión parecía tu corazón entregarse como deshojando uno a uno los pétalos de una rosa.

O, tal vez, escribo para mí. Escribo para mi corazón; escribo para mi alma o escribo para mis sentimientos, que alguna compensación han de tener por haberlos feriado a cambio de vanidad y sufrimientos.

¿Qué quieres que te diga? ¿Que te quise como mujer, como un fantasta o como mi amante?  Como mujer, Dios te premió con todos los encantos terrenales. Como fantasma, vagas por la vida y tu vida vaga como un fantasma. Y como amante, medrosa y sin mañana,  ¡Qué dolor decirlo! pero mi alma fue para ti, demasiado grande.

¿Sabes lo que es el alma? ¿Sabes dónde se aprende a vibrar y a gozar y a sufrir con el dolor, la alegría y la esperanza? ¿No lo sabes? ¿Pero acaso crees que existan parajes o tratados donde te enseñen a amar como hasta ahora nunca has amado? ¿Crees que conociendo a Sócrates, Platón o Aristóteles, tu alma se te ensanche y pueda cimbrar como la mía te lo ha mostrado?

¡Yo te digo que no! Cosas como éstas, sólo se aprenden en las entrañas de la madre que nos concibió. Y mi madre me dio una esencia tan desaforada, ¡Que para amarte, mucha alma me sobró!

Perdóname esta carta; aunque sé que nunca la enviaré. Primero, porque no sé dónde estás. Y,  segundo, porque después de amarte tanto, el alma que te escribe no te quiere ofender.