Guía cursi y express de Barcelona

Cuando te escuché hablar sobre tu viaje no pude menos que emocionarme y sigo emocionada aún. Evoco el asunto de las maletas, los boletos, el cansancio, el desfase del horario y hasta los engorrosos trámites en los aeropuertos y se me antoja volver a pasarlos. Me da nostalgia todo lo vivido y me da esperanza soñar con viajar de nuevo. Como de momento no puedo hacerlo, pero nadie puede detener mis pensamientos, me atrevo a colarme en tu próximo viaje a Barcelona y París, y  por eso te pido tu paciencia para leerme.

 

Mi intención es ofrecerte algunos tips para tu viaje. Tips que se recubren de recuerdos que me gusta compartir. Sé que soy bastante cursi, pero quisiera que para ti, el conocer Europa, sea tan fascinante como en su momento lo fue para mí.

 

Sobrará tiempo para leerme. Sentada esperando el embarque, volando sobre el mediterráneo, transportándote en el Ave o de camino en tren hacia París. O en el metro o en el Hotel. En algún momento me podrás leer y será fantástico si alguno de estos tips te sirve de utilidad. Ojalá que la lectura sea amena. Aunque es un documento personal no quise escribirlo a mano por temor de que la caligrafía no fuera lo suficientemente entendible. Se trata de algo práctico que pueda leerse sin la menor dificultad. Gracias de antemano por echarles una ojeada a mis letras. Mentiría si te dijera que lamento el atrevimiento, la verdad es que me ilusiona mucho escribir esto para ti. De sobra sé que tus acompañantes serán también tus guías y que te mostrarán las ciudades desde su sensibilidad pero de todos modos quiero contribuir a tu disfrute.

 

En cualquier país, en cualquier momento, toma todas las fotos que puedas y traelas a Monterrey en tus ojos verdes. Prueba lo típico. Camina, escucha a la gente. Compra comida donde come la gente del pueblo. Prueba el yogurt griego y las galletas Digestives. Son una buena idea de desayuno.

 

Barcelona

 

Moderna y conservadora. Gaudí. El camión turístico es una buena idea para aprovechar el tiempo y darle una mirada rápida a toda la ciudad.

La obra de Gaudí. Recorrer la que se pueda según el tiempo de que dispongas.

 

Sagrada Familia, verla de día y verla de noche. Su aspecto teatral es impactante.

 

La Pedrera. Darle una vuelta o de ser posible darle dos. Hay un día en que se puede subir a la terraza y escuchar Jazz. Es soberbio el espectáculo.

 

Caminar sobre Paseo de la Gracia, en Q&Q se come y se cena muy bien.

 

Visita obligad a la Casa del Libro y a la FNAC.

 

Tomarse un café en el Café Zurich, de frente a las Ramblas. Era el café de los intelectuales. Pensar que quizá Dalí estuvo ahí recubre la atmósfera de una importancia peculiar.

 

No perderse el Barrio Gótico, caminarlo aunque sea un poco. Visitar la Catedral que es una belleza. Se puede cenar rico, a precios razonables, en los restaurantes frente a ella. Será una excelente escenografía para una buena plática y una buena cena. Probar la sangría de la casa que ofrecen en casi todos los restaurantes.

 

Si hay tiempo, subir al Tibidabo, vista panorámica de la ciudad. Se ve el contraste de la ciudad gótica, la ciudad moderna, las montañas y el mar, todo coexistiendo en un mismo espacio. La iglesia, además, es muy bonita.

 

La Cruz de Calatrava en Montjuic.

 

Montjuic, el pueblo antiguo y sus artesanías valen la pena.´

 

Ver la fuente de las escalinatas de plaza España, escuchar su música.

 

Pabellón de Mies van der Rohe. Imprescindible.

 

Estadio y Museo Olímpico.

 

Fundación Miró, colección impresionante.

 

Palacio de la Música. Bellísimo.

 

Las Ramblas, desde luego, caminarlas completas desde Plaza Catalunya hasta Plaza Colón. Vale la pena el recorrido, es un museo social al aire libre. Se puede ver de todo y se piensa de todo. Cuidar las pertenencias. Tomar una caña de cerveza en algún bar, sentarse a ver pasar la vida. A mitad de las Ramblas, en el suelo, sobre los adoquines diseñados por Gaudí, está un dibujo de Miró. Afortunada, caminarás sobre obras de arte.

 

Tomar agua en la fuente de las Ramblas, supuestamente para volver.

 

Conocer el Maremagnum.

 

Comer/merendar en el restaurante del Corte Inglés de Plaza Catalunya. Ahora que es final del verano ojalá que te toque un día soleado para que puedas presenciar la caída de la tarde sobre Barcelona. Es un paisaje conmovedor.

 

Los souvenirs de las Ramblas, son baratos pero no de muy buena calidad. Las postales y calendarios sí son buenos y tienen diseños maravillosos.

 

Escápate un día a la casamuseo de Dalí en Figueres. Vale la pena y la alegría.

 

Nunca te olvides de sonreír.

 

Lorena Sanmillán

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: