El Evangelio del Niño Fidencio

Anoche leí el Evangelio del Niño Fidencio de Felipe Montes.

Anoche leí el Evangelio del Niño Fidencio de Felipe.

Anoche leí el Evangelio del Niño Fidencio.

Anoche leí el Evangelio del Niño.

Anoche leí el Evangelio.

Anoche leí.

Anoche.

Cuando se termina de leer un libro como éste, es casi inevitable escribir así. Por imitación, por mimetización, por un asunto del inconsciente, pero sobre todo, porque la narración de Felipe es tan poderosa que se instala en la mente por varios días.

Recién presentada el mes pasado en la XVIII Feria Internacional del Libro de Monterrey, esta novela biográfica o biografía novelada, narra la historia de José Fidencio de Jesús Constantino Síntora, conocido como El Niño Fidencio. El relato comienza desde el día de su nacimiento, se explaya en su dedicación a las curaciones, detallando los procedimientos y enumerando enfermos con nombre y apellido. Se develan los pormenores  del Columpio, el Pirul y de la construcción del Charquito donde hoy en día los enfermos se sumergen en busca de alivio, hasta su defunción, donde –gracias a las figuras poéticas que utiliza el autor- Cuatro Pájaros lo Llevan por Sus Senderos de Viento.

Las metáforas hacen su aparición desde las primeras líneas hasta el final del texto y habrá que subirse a ellas para disfrutar la tesitura de lo escrito. Con la miríada de frases que el autor utiliza para referirse al Niño Fidencio, sería posible para los creyentes elaborar un rosario contemporáneo y por demás poético.

También hay que abrir los oídos y prestar atención a todas las voces que hablan en la misma hoja y que dan su punto de vista sobre el mismo evento. El autor cambia de voz a su antojo y las presenta todas enriqueciendo la narración. Él conoce cada una de ellas y las explota dentro de su lenguaje y contexto.

El narrador prescinde de las fechas lo cual confiere de atemporalidad al relato. Sin embargo, junto con la presentación de los hechos principales, se entremezclan en la novela sucesos históricos de México y Monterrey mismos que pueden ser claves para ubicar al personaje dentro de un esquema cronológico típico y una estructura narrativa lineal.

Las oraciones utilizadas le dan cadencia y fluidez a la lectura. Lectores expertos en métrica identificarán los endecasílabos; los demás sólo nos dejaremos conducir por el ritmo intrínseco de la narración. Ambos lo disfrutaremos pues está escrito para eso.

Las acciones se presentan por sí solas, concatenadas por su propia fuerza expresiva. Gracias a ésta es posible identificar el sitio en que transcurren. El noreste se presenta ante nuestros ojos retratado bajo el lente de Montes que no escatima para presentar el semidesierto, la miseria y la desesperación de los enfermos a través de emociones, situaciones y descripciones.

En la primera lectura pensé que Felipe abusó de las mayúsculas al nombrar varios elementos dentro de la escritura. En la segunda, cobraron sentido. Son personajes que toman carácter dentro del texto y le confieren atmósfera.

Doce años de investigación avalan la información real de esta biografía novelada. El oficio de toda la vida de Felipe se manifiesta con licencias literarias, fantasía y expresión poética. Al conjugar ambos enfoques se presenta ante nosotros un libro íntegro que narra la vida de un personaje singular y protagónico de la región noreste. Junto a El enrabiado y El vigilante, El Evangelio del Niño Fidencio se constituye como un referente del Monterrey contemporáneo que camina hacia el futuro sin renegar de su pasado.

Hoy.

Hoy escribo.

Hoy escribo sobre el Evangelio.

Hoy escribo sobre el Evangelio del Niño.

Hoy escribo sobre el Evangelio del Niño Fidencio.

Hoy escribo sobre el Evangelio del Niño Fidencio de Felipe.

Hoy escribo sobre el Evangelio del Niño Fidencio de Felipe Montes.

Lorena Sanmillán

8 Responses to “El Evangelio del Niño Fidencio”

  1. Leticia Damm Says:

    Que bien escribes, querida.
    Muuuuuua,
    Leticia

  2. Jorge Says:

    Sabes donde puedo comprar el libro?

  3. LAURA Says:

    YO CREO EN FIDENCIO EN SU GRAN PODER Y EN SUS MILAGROS

  4. LAURA Says:

    SOY DE LINARES NUEVO LEON Y CADA AÑO VAMOS A ESPINAZO N.L. EN OCTUBRE SIEMPRE HACEMOS UN GRAN SACRIFICIO PERO NUESTRA FE ES MUCHA E INVENCIBLE OJALA TODOS PUDIERAN EXPERIMENTAR EL REGOCIJO DE ESTE AMOR QUE EL NOS BRINDA

  5. samanta vanessa lopez Says:

    soy de monterrey y estoy muy agradecida a esto que acabo de leer por que acabo de comprender un fuerte don que traigo en mi y estoy por ir a espinazo en las fiestas que se aprociman por mi sanacion siempre estube equibocada de lo que hacia pero yo no sabia que mi niño estaba junto a mi necesite verme en el la locura por trastornos mentales que dios saben que no estoy lo9ca gracias a esta biografia que acabo de leer

  6. azul Says:

    Disculpen mi ignorancia al tema, pero se de fuentes importantes que una vez alla por los 1950. existio una “biblia” por decirlo asi del nino fidencio. Alguien saco informacion de una roca , ( eso me dijeron) y la estamparon en escasa cantidad de libros. Alguien sabe algo al respecto???

  7. Gabriela Torres Says:

    ay lorenzita
    tan mamona
    desde la secu que eras asi, mamilas, prepotente, te observo y me das tanto asco, pin che gorda, te crees muy intelectual y no pasas de perica perra
    saludos desde pirul #200

  8. florentina Says:

    soy de monterrey yo creo mucho en el niño fidencio pues nos a ayudado a mi y ami familia ahora yo ya no puedo ir a espinazo pero mi fe sigue mi mama y mi papa si van pero aunque yo no vaya el niñito santo siempre estara en mi corazon espero volver a ir a mi espinazo lindo y kerido

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: