Confessions Tour (… dos uno)

Para que los críticos y el público en general puedan seguir diciendo que Madonna se ha superado a sí misma en cada cosa que ha hecho tendría que hacer del Sticky & Sweet algo muy superior al Confessions Tour cosa que, cada que veo este DVD y cada que escucho comentarios sobre la última gira, se me antoja algo muy muy difícil. Y es que con el Confessions Tour dejó la vara muy alta para su propia competencia. No sólo musicalmente sino además implica los factores económicos, estéticos, espirituales, sociales e histriónicos.

Comenzó esta gira en el 2006 en Los Ángeles y la terminó en Tokio. A la mitad de la misma, en Londres, grabó el DVD.  Se embolsó más de 260 millones de dólares y es la gira en la que más dinero ha ganado una mujer y la que le ha reportado las mayores ganancias de toda su carrera. Con el S&S ha ganado poco más de 170 millones y ya va a más de tres cuartos de la misma..

No puedo ser objetiva al intentar reseñar este DVD que pertenece a mi lista de favoritos favoritos. Si ese fuera el ejercicio, renuncio a él. Desde el comienzo es impresionante y su ritmo nunca decrece. Tiene la estructura de una sonata: gran apertura, donde se muestran los primeros acordes; desarrollo, donde las ideas se exponen y se exploran los matices y cierre, donde los primeros acordes regresan para conjugarse con ideas maduras y crear así un todo redondo. Su línea argumental es clara y posee un listado de canciones escogido para relatar una historia que pareciera no tener hilo de lo bien suturada que se realiza.

Si fuera un libro, sería uno de esos que no se sienten, que se leen de una sentada de principio a fin y después se releen por el placer de volver a descubrir la riqueza narrativa. Si fuera comida, sería uno de esos platillos donde se conocen todas las especias pero no se puede identificar una por encima de la otra de lo bien que está hecha la mezcla. Si fuera amor, sería de esos romances que nunca se olvidan.

Los primeros acordes de I feel love caen sobre los oídos cual cascada de cristales de Swarovsky, mismos de los que está formada la gran esfera discotequera de la cual desciende Madonna vestida hermosísima de amazona dispuesta a montar un gran show, tomarle las riendas y domarlo para no soltarlo por las dos horas siguientes.

Canta y encanta con ese primer guiño cómplice que le hace a una de las veinticuatro cámaras que ayudaron en la filmación en Londres. Los bailarines son parte esencial de toda la parafernalia que la circunda. There is no love like the future love. Junto a estas dos canciones mezcladas, lo cual es un efecto recurrente en el show, hila Get together. Es tiempo de bailar, ella pone todos los estímulos visuales y auditivos. Qué gran sorpresa cómo deja atrás el Reinvention Tour. Está de vuelta. Es un diamante pulido.

Desafiando la gravedad de su edad y la edad de la gravedad sube a una silla de montar suspendida en las alturas con sus tacones de mil milímetros y realiza una rutina de gimnasia mientras canta Like a virgin. Si se cae, se da en la madre. Pero no, todos sus movimientos están no sólo fríamente calculados sino que además están muy ensayados. Muy atrás queda el recuerdo de ese beso que se dio con las otras dos sujetas cuyos nombres son irrelevantes con esta misma canción cual música de fondo. En la pantalla, las radiografías de su accidente, precisamente en un caballo.

The night is young and the show has just begun…Saluda al público sin dejar de moverse. Es imperativo permanecer en movimiento, saltar, bailar, seguir a los danzantes, poner los pies donde debe ponerlos, mantener la espalda rígida, lucir el atuendo. No hay espacio para la improvisación. Es una metáfora de su carrera en la cual siempre ha buscado el siguiente paso aún antes de terminar el actual. Jump! Get ready to jump!

Los bailarines llegan para un interludio que no cansa, dando inicio a la parte espiritual o de contenidos sociales en el concierto. La interpretación de Live to tell se lleva la noche. Aparece sobre una cruz forrada de espejos con una corona de espinas y otra vez cristales de Swarovsky a forma de gotas de sangre. Es una crucifixión en sentido inverso, donde el sitio del martirio emerge del suelo para situarse vertical. Ella, canta con tranquilidad. Es el único momento en el que permanece sin moverse. En la pantalla aparece un conteo del cero a los varios millones que indica la cantidad de niños muertos por el SIDA. Escuece. Provoca. Señala. Consigue. Termina la faena con una cita bíblica.

Pero eso no es el jaque mate, sólo es un movimiento arriesgado. Enseguida comienza Forbidden love. Si tiempo atrás revolucionó la forma de bailar con la serie de movimientos de manos en Vogue ahora crea poesía con estos mismos elementos. Los judíos y los musulmanes incapaces de darse la mano en una coreografía por demás atractiva. Madonna se diluye, deja que su gente se luzca y eso lo considero un acierto. Canta mientras ellos se encargan del espectáculo. Su próxima movida Isaac pone el reflector en la prisión donde muchas mujeres están atrapadas. La burka y la cárcel son  alegoría de la cuales escapar y festejarlo al final con un baile entre todos. Remember, remember and never forget.

Like or not ofrece un respiro agradable entre los significados vertidos en el escenario. Sorry, una disculpa en varios idiomas donde pregunta e instiga a preguntar mediante las imágenes de guerras y hambruna en la pantalla si acaso los gobernantes arreglan esto con decir Lo siento. No habría de ser tarea del artista sólo manifestarse a favor o en contra de las cosas, también habrían de proponer alguna alternativa de solución. Jaque mate. Maneja los tiempos de edición y coordinación de elementos conjugándolos dentro de una palabra que le ha de costar mucho como forma de vida: perfección.

Rompe la meditación con otro giro a la historia. Una cara más del prisma que nos permite ver. Una vueltita al calidoscopio musical. Toma su guitarra y comienza a cantar New York. ¿Qué haría Sinatra si la escuchara? Hablando de los Sinatras, se dice que una de las primeras canciones favoritas de Madonna es This boots are made for walking

Ray of light y su vértigo en sucesión de sonidos e imágenes en preludio a Let it will be. Baja el tono y se sienta en los escalones. Descansa, respira; agradece a sus músicos y a todo su staff hacer posible el show. Y entonces canta otra de las mejores de la noche –y de mi vida- Drowned World-Substitute for love, canción escrita para su hija Lourdes y que es una delicia de imágenes poéticas y trascendentales. Recuento de su existencia y conclusión por demás potente This is my religion. Nada como esa ternura para referirse al rostro de quien ama. Should I wait for you? Qué afortunada de poder cantársela a quien es depositaria de su amor, de su devoción, viéndole a los ojos. Paradise la interpreta también en versión acústica.

Bien. Hasta aquí ya bailamos con ella convertida en amazona, recorrimos su lado de protesta y nos sumergimos en su rollo espiritual. ¿Qué falta? Más energía. Más. Coincido a medias con quien dice que su voz está truqueada. Ok. Eso se puede arreglar. Pero ¿el baile? ¿Cómo se truquea el baile? La energía de esta mujer es impresionante. Baila, salta, se mueve, hace flexiones, se estira, brinca, y todo esto además con movimientos de suyo coordinados hasta el oro. Sólo verla cansa. Pretender seguir el ritmo, aún sentada en una silla, cansa aún más. Madonna no para y cuando parecía que ya no sorprendería, monta una disco gigantesca en Wembley.

Vestida en traje blanco, emulando Fiebre del sábado por la noche sólo resta decir que existen dos cosas que se conjugan en una: la belleza y ella en el escenario. Se ve tan linda. Uy. Mezcla varias de sus canciones para cantar Music, entre ellas Borderline, Holiday, Where’s the party? Tal vez aquí faltó, en cuestión de escenografía, descolgar por algún lado de nueva cuenta la esfera del inicio, icónica de la música disco.

Se despoja del saco con desparpajo. Igual se ve lindísima y delgada como la línea que separa la perfección de lo divino. Erotica regresa a su repertorio mezclada con una versión de  You thrill me totalmente bailable. Only the one who hurts you can make you feel better.

Ándale, ándale. La infaltable en sus presentaciones. La isla bonita. Siempre la misma y siempre distinta. Un nuevo performance en cada gira. Me dijo te amo. Ándale, ándale. Sube el ánimo del emocionómetro y reaparece en el escenario con una capa que lleva impresa la leyenda Dancing Queen para cantar uno de sus éxitos de inicio Lucky star ¿Si obtuvo los derechos de Gimme! Gimme!, porqué no ha cantado esta canción? Sería bueno, o tal vez no, después de la interpretación soberbia de Killie Minogue.

Hung up time goes by so slowly for those who wait. El segundero de un reloj indica el paso del tiempo y cómo el momento presente se convierte en un recuerdo. Lo que fuimos es lo que somos. El pasado nos retrata y es el borrador de un futuro que cambia constantemente. Gran final, festivo, movido, energético. Relojes, tic tacs que en lugar de enloquecer proveen de ritmo a las manos y pies. Lanza globos de helio que en las subastas se cotizan alto. Wembley Arena de pie bailando junto con ella. En este momento viene a mi mente la frase subrayada en su biografía y que supongo debe moverla La vida es demasiado corta y tengo demasiadas cosas qué hacer así que tengo que darme prisa. So slowly  so slowly baja las revoluciones y llega hasta el silencio para concluir con la pregunta Have you confessed? Deja la invitación a ser honestos con nosotros mismos en un cierre de argumento que aunque parece punto final sólo será un punto y seguido para seguir contando el cuento la próxima vez.

Lorena Sanmillán





2 Responses to “Confessions Tour (… dos uno)”

  1. Dra. Lewis Says:

    Hermosas e intensas imágenes las que nos regalas con la descripción del Confessions Tour.
    Por favor, aprovecha el Sticky & Sweet para que cantes, grites, bailes, brinques o suspires en representación de todos los que nos quedamos con ganas de asistir. Disfrútalo. Luego nos platicas.

  2. andre Says:

    obviamente fue superada muy ampliamente..

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: