Estructuras

Hacer un cuento nunca será lo mismo que dibujar un plano. diseñar una casa, aunque sean procesos creativos bastante parecidos. Como no se me ocurre nada para hablar de estructuras narrativas se me antoja hacer un símil entre el diseñar y el escribir.

El diseño necesita ser claro, conciso, expresar el punto de vista de quien lo hace, ser único. Una propuesta diferente dentro de un mundo de soluciones en apariencia similares. Además ha de ser una respuesta estética y funcional a una necesidad específica y contextualizada. Supongo que lo mismo ocurre con la escritura. Finalmente las dos son artes.

En arquitectura disfruto utilizar los principios rectores, las definiciones de espacio, los detalles sorprendentes, las repeticiones de elementos que le confieren ritmo a la composición. Es parte de una pasión el hecho de que las cosas parezcan lo que son pero que al mismo tiempo no sean tan obvias. Sonrío cuando aprecio la naturalidad con la que los elementos de una composición fluyen. Consecuencias lógicas apenas perceptibles que llevan a quien recorre el espacio a sentirse cobijado, seguro, pero a la vez sorprendido pues de pronto es bueno encontrar un tragaluz a medio pasillo. Espacios amplios pero cálidos.

Parte de mi proceso de diseño implica una metáfora. Un significado o concepto al que hay que darle vida a través de los elementos arquitectónicos. En cualquier caso, prefiero las estructuras claras, honestas. Donde cada uno de los factores que componen una escena conserven su autonomía combinándose. Eso es lo que pretendo tanto en arquitectura como en escritura.

En ambos casos me decanto por las estructuras clásicas: principio, desarrollo y final. En ocasiones me hacen feliz aquellos cuentos que son redondos y termnan justo donde han iniciado.

Entiendo que una crónica no es un cuento. Es una estructura que prefiero pues me permite conocer todos los detalles de la historia dentro de un orden lógico sin pretensión alguna de sorprender o dar vueltas de tuerca. Adornitos que no son indispensables para contar una historia lo mismo que los detalles no son imprescindibles para hacer confortable un espacio aunque ayudan mucho a la estética.

En cuanto a autores. admiro a aquellos que se atreven a adentrarse en sí mismos para sacar sus trapitos al sol sin ambages. La fantasía es una proyección que tiene mucho que ver con lo que se tiene dentro; pero no, me gustan más los escritores y los estilos que reflejan un sentir. algo íntimo, emocional en el escrito. Por eso, creo que la estructura más conveniente es la clásica. Sin descartar que lo caótico tiene su propio atractivo.

En síntesis, me gustan los diseños y los cuentos que son justo como éste pues cuentan algo sobre el autor, se pertenecen a sí mismos y en su honestidad radica la valían intrínseca de la obra artística como tal.

Lorena Sanmillán

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: