Quiero que se me olvide

Bien dicen que lo que uno no puede ver en su casa lo ha de tener. Y no me refiero esta vez a  una de mis sobrinas y su mensaje de texto vuscame info dedipo y lectra pacer mi tarea. Leer tal tropelía lastimó mis pupilas neuróticas por la buena ortografía. Y sé que la Nay no es tan obediente ni aplicada como Fernanda para ponerle a hacer planas que enmienden tal falla.

La cosa es algo más íntimo y aterrador, toda una pesadilla auditiva. Me refiero a uno de mis hermanos que ayer llegó a casa como mesías redentor y me ayudó a hacer una cuantificación en Excell. En dos horas y media  terminó lo que yo pensaba me tomaría toda la noche. Agradecida e impresionada quedé. Lo malo del asunto es que durante el tiempo que trabajamos juntos no paró de cantar el estribillo de esa rola reciclada de Cheap Trick que interpreta -es un decir- Gael García en la película -es otro decir-  Rudo y Cursi. Eso fue lo malo de la noche, pero entiendo que nada es gratis en esta vida.

Todo puede empeorar. Mi frase icónica nunca fue mejor utilizada. Hoy amanecí de milagro, tengo tanta gripe que si la vendo en fracciones podría hacerme millonaria. Cada vez que estornudo veo flotar en mi espacio un montón de palabras, chispas y canas. Soy un anuncio agonizante: si paso saliva me duele, necesito mi inhalador vick para darme un buen respiro. La caricia que alivia, el tres tres de vickvaporub, no ha aterrizado en esta piel que es la frontera de un cuerpo cortado en partículas diminutas todas doloridas.  Un holocausto de kleenex es el nuevo adorno en mi buró. Este día he sido una máquina que transforma el té que ingiero en secreciones mucosas. Y esto no es lo peor.

Lo más pior ocurre porque desde que Dios amaneció no he podido sacar de mi mente la dichosa canción. El coro resuena en mi cabeza una y otra y otra vez con la desafinada voz de mi hermano e imaginando la de Gael. Mientras espero al notario para firmar el testamento, la pegajosa tonada sigue y sigue sin cesar, aturdiéndome. La parte de mi alma que es masoquista decidió jugarme la broma de buscarla en el youtubé. No comments. Creo que todo esto es parte de las alucinaciones que acompañan a los moribundos. En este caso, como en muchos otros, me quedo con la original. Antes de morir quiero que se me olvide lo que el silencio de mi mente no deja de escuchar. Esa es mi última voluntad.

Lorena Sanmillán


3 Responses to “Quiero que se me olvide”

  1. Fernanda Says:

    1. Rudo y cursi, apesta.
    2. La rola está cotorra.
    3. Espero que mi amiga con vocación de publicidad para antigripales mejore con algún apapacho que alivia… especialmente porque no me gustaría que se llevara a su epitafio una canción chocarrera de Gael García Bernal

  2. Dra. Lewis Says:

    Fíjate qué curioso.
    La versión de Gael es tan mala, que no la relacioné con la original. Hasta ahora que leo tu blog.
    Te comprendo perfectamente en tu sentir cuando alguna tonada te molesta. Durante el verano pasado estuve trabajando en un campo pesquero. Escuchaba a la Arrolladora todo el día, gracias a mis compañeros. Me acostaba a dormir y las notas de una de sus canciones me acompañaban, aún durante mis sueños. Fueron días terribles. Tenía tantas náuseas que cualquiera pensaría que yo esperaba un bebé.
    Adoro a la Arrolladora, como buena mazatleca.

  3. Dra. Lewis Says:

    Rudo y cursi la vi por caprichos del destino. Mi intención era entrar a ver la de Benjamin Button, pero no la tenían programada a la hora que llegué al cine. La película me pareció… ¿cómo decirlo? Sin comentarios.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: