Viernes de Taller: Ejercicio 23

Para todo aquel y aquella que guste entrarle a la onda de la escritura, los viernes publicaré un ejercicio tomado del libro Taller de Escritura: 1303 Ejercicios de Creación Literaria del escritor regiomontano Felipe Montes. Quien guste entrarle y que no sea tímido deje su tarea como un comentario y recibirá bien intencionada retroalimentación.

Ejercicio 1187. LA PARTE LASTIMADA. Describe un dolor físico intenso no como la persona que lo padece sino como la parte lastimada.

Gracias por su participación. Felicidades por su fantasía y creatividad. Durante la semana escribiré algunos comentarios y el viernes tendremos un nuevo ejercicio.

Lorena Sanmillán

15 Responses to “Viernes de Taller: Ejercicio 23”

  1. rostizado Says:

    El tumor en el tumor

    Después de algunos análisis le dijeron a Xochitl que tenía un tumor y no sabían si era maligno, en realidad, yo no era maligno, hasta que una mañana apareció un lunar en mi cuerpo, fue creciendo poco a poco, casi imperceptiblemente, cuando puse atención era de dimenciones desmesuradas, si… cancer fue el diagnóstico, tanto Xochitl como yo, caímos es depresión.

    Habíamos convivido sin problemas, hasta teníamos planes de salir a vacacionar en este verano, pero ante la espantosa noticia, decidimos posponerlo.

    Su madre le aconsejaba extirparme, ¡yo le gritaba que no!, que a final de cuentas el que le hacía daño era mi tumor y no yo, pero no escucharon, al contrario, parecía que ante cada grito de mi parte, Xochitl sentía mas dolor y tarde me di cuenta que este tumor, se había apoderado casi totalmente de mi cuerpo y amenazaba con seguir con el cuerpo de Xochitl.

    La quimioterapia era ya inútil, me dolía el cuerpo, y esta masa negruzca era como un fuego que avanzaba con voracidad apoderandose de lo poco que me quedaba, y me resigné, estaba dispuesto amorir por Xochitl, por este cuerpo que había sido mi casa, mi respiración, mis ilusiones, mi todo.

    Acepté con valor que me extirparan, ella no valoró lo que yo hice, me confundió con el mal. siendo que mi cuerpo evitó que el suyo fuera infectado, y falsamente yo pretendí ser parte de su cuerpo cuando en realidad… su cuerpo, nunca fue mío.

    En vano todo el sufrimiento por ella, por su hermoso cuerpo, que sentí en muchas ocasiones mio en su totalidad, todo era una ilusión.

    Una mañana, el quirófano fue mudo testigo de mi sacrificio y el asombro, no fuí mas parte de Xochitl, y entre sueños alcancé a ver que el tumor que vivía en mi, pretendía saltar, el amor hacia Xochitl me hizo reaccionar a tiempo y cuando estaban a punto de sacarme, me aferré con todas mis fuerzas a ese tumor y no lo dejé continuar su camino, ahi si, me consta… su cuerpo fue mio.

    Rostizado:
    Se retrata bien el sentir del tumor, tiene carácter, es noble y sacrificado. Bien.
    Este texto se entrega en el primer párrafo y desde el título. Ya sabemos que es cáncer, que hay un tumor. Ya no hay más emoción, sólo descripción, aunque ofrece una buena puntada al sacrificarse por el cuerpo que habita. Te sugiero cambiarle el título para establecer intriga.
    Este tumor tiene mucho carácter y capacidad de manejar la vida de Xóchitl “ante la noticia, decidimos posponerlo”. No lo creo. En todo caso, Xóchilt lo decidió y el tumor tuvo que acatar la decisión de la chica. No se establece la relación entre Xóchitl y el tumor, el díalogo entre ambos, por eso el asunto no es creíble. Si decides conservar el tono, hay que hacer platicar a ambas partes para que el lector pueda creer la relación que existe entre ellas.
    El quinto y el sexto párrafo pueden integrarse en uno. Hay que evitar las reiteraciones. Repites seis veces la palabra “cuerpo”; busca sinónimos o encuentra otra forma de referirse a ello.
    El en párrafo final me perdí. No entendí si es un lunar que se aferra a un tumor. No entendí si es el tumor que se aferra al lunar. No entendí si es el lunar que se aferra a Xóchitl. No entendí si es un tumor que se aferra a su propio tumor. Creo que la confusión viene por la última frase “ahí sí, su cuerpo fue mío”, por que no está claro a cuál cuerpo te refieres. Si lo suprimes puede entenderse mejor como un lunar que se sacrifica para que el cuerpo donde habitaba viva. Es interesante que no se sepa qué parte del cuerpo habla.
    No es relevante que se llame Xóchitl o no. Es innecesario. Si era indispensable establecer que es mujer, ya lo haces con poner “ella”. A veces hay que apostar por la economía de palabras.
    Un último comentario; había que hacer hablar la parte adolorida. ¿Qué sentía este tumor? Sólo lo tocas de pasadita en donde hablas de la quimioterapia, creo que habría que ahondar más en ello dada la naturaleza del ejercicio.
    Para hacerlo texto, le falta atmósfera y tensión.
    Un abrazo, sin tumores.

    LSM

  2. Alisma Says:

    Paso doble

    – Metatarso, tacón, metatarso, tacón…- escucha decir al profesor y acelera.
    Acelera es un decir, más bien nos ordena apresurarnos. Desearíamos detenernos y girar sobre nosotros mismos.
    Entre sevillanas, pasos dobles y bulerías nos hemos ido deformando. Primero fueron pequeñas ampollas, ahora es cosa común tener sangre en cada uno de los dedos.
    – Metatarso, tacón, metatarso, tacón…
    Al cruzar la puerta del estudio, nuestras casi inexistentes uñas se lamentan.
    Hacemos una pausa, sus piernas se doblan para acomodarse en el brillante parqué y nosotros respiramos por un segundo. Sentimos cómo sus manos nos frotan. Duda un momento pero su disciplina es mayor que nuestro ruego.
    Toma un curita esperando que sirva como amortiguador entre el zapato de ante y nuestras heridas. Sabemos que no será de gran ayuda pero de todas formas lo coloca alrededor de nuestro lastimado dedo meñique.
    Una vez que termina, nos movemos con rapidez para que tome su sitio frente al espejo. Ella se dobla y ajusta la banda elástica del zapato a nuestro empeine. Su empeine.
    Estamos listos.
    Y antes de escuchar de nuevo “metatarso”, uno de nosotros se levanta airoso y cae para dar inicio a esas cuatro horas de martirio con un sonido sordo en la madera.

    Alisma:
    Alisma no sólo hace hablar a la parte adolorida, sino que además cuenta una historia bien hilada. Se presenta la parte adolorida con su caracter y personalidad. Muy bien.
    Falta hilar “… ordena apresurarnos”. Con “Desearíamos…” Se necesita un hilo conductor entre ambas acciones, del ser cumplido a lo que desearían.
    Creo que le falta atmósfera, un poco más de sonido, pues es precisamente esa pasión en el tablao lo que da la imagen acústica de fuerza entre los pies y la madera. En ese sentido creo que el texto es muy suave. Haría falta hacer sonar alguna guitarra, unas castañuelas, unos cascabeles, un pandero.
    Por cuestión de registro, sólo como comentario, si hablas de un asunto muy españolado, no le pongas curitas, diles “tiritas” que así es como les dicen allá. Es lo mismo que ocurre con “parqué”, lo pones en versión española cuando acá se le conoce como “parket”.
    Aunque suena agradable la última línea, donde dice que están ansiosos por empezar de nuevo, explora la idea de dejar el asunto en “Estamos listos”.
    En la última línea, cuando pones “cae” me fui con la imagen hasta ver al bailaor o bailaora caído y no es así. El pie es el que cae. Creo que habría que decirlo de otra manera, para establecer ese momento donde el pie se deposita en el centro de la duela para empezar a trazar esos círculos de su danza.
    Quizá podría ser así:
    Y antes de escuchar de nuevo “metatarso”, uno de nosotros se levanta airoso para dar inicio a esas cuatro horas de martirio, originando un sonido sordo/agudo en el centro de la duela del tablao.
    Buena historia, Alisma, continúala porque promete mucho.
    Un abrazo española’o
    LSM

  3. Ciencia Vudú Says:

    OLEADAS DE CALCIO

    Eres un pusilánime. No nos debemos nada. No tenemos cuentas pendientes. No me vuelvas a buscar. Nunca.

    La aurícula recoge las vibraciones en el aire, las atenúa y las lleva al conducto auditivo externo, en donde son amplificadas de nuevo para que golpeen al tímpano. La información viaja por la vía del martillo, el yunque y el estribo. En el caracol, específicamente en el órgano de Corti, las ondas sonoras se transforman en química, luego en señales eléctricas: señales nerviosas. Las fibras pilosas llevan los impulsos por el nervio auditivo hasta las neuronas, que los llevan hasta el cerebro. La electricidad corre del soma al pie y luego a otro soma. Y luego hasta mí.

    Bombeo iones de calcio cargados con energía positiva, una ola de despolarización -un cambio en el potencial eléctrico de mi membrana- corre hasta su destino. La imagen sonora permanece en mí por unos instantes tensándome. Un espasmo eléctrico más me recorre. Se reproduce en todas direcciones. Después el impulso eléctrico pasa y quedo en puro silencio.

    Ella se aleja y de la oscuridad se va formando una imagen: la luz pasa a través de la córnea y el cristalino y estimula los conos y los bastones, luego por el nervio óptico y otro impulso eléctrico que me golpea. Mis canales se abren, libero proteína S100B que liga las moléculas de calcio que se llegan a mi citoplasma. Los iones de calcio estimulan más ondas eléctricas que se propagan de una a otra. Secreto glutamato en las sinapsis, se crean nuevas redes de nervios, nuevos flujos de información son canalizados, las conexiones se fortalecen. Se inventa la memoria.

    La información corre a través de mí, permanece en mí, imágenes que me sacuden: él y ella se sonríen, toman un café (el olor del líquido me recorre de nuevo y se va), se acuestan juntos, ella se va antes del amanecer, se cruzan la calle, grita su nombre, ella se sigue de largo, se reencuentran, toman café, cenan, desayunan, silencio, se aburren frente a una vieja televisión (el ruido de la inducción de la señal me hace vibrar durante unos instantes), discuten dentro de un automóvil (la sensación de la piel artificial bajo el cuerpo regresa), silencio, el ciclo inicia otra vez. Memoria. Sinapsis. Memoria.

    PUSILÁNIME.
    NUNCA.
    ADIÓS.
    ELECTRICIDAD.

    Todo lo ocupa una punzada aguda, muy aguda. No hay más. La punzada se transmite por el glial a las dentritas y el axón y los nodos y las vainas: el soma.

    LÍNEA EN BLANCO. SOBRECARGA DEL SISTEMA.

    Tan solo mi tensión es suficiente para rompernos.

    La proteína S100B brota de mí incontenible, el daño se comienza a notar. S100B. S100B. S100B. Sin embargo, por alguna razón que no se sabrá, se produce un exceso de S100B y la memoria, ese pequeño fragmento de memoria: desaparece. Queda el silencio.

    La vida secreta de los astrositos.

    Ciencia Vudú:
    Muy buen ejercicio. Científico y frío, pleno de hechos objetivos con algunos tintes de subjetividad. Aún dentro de su frialdad presenta emociones. Muy bien logrado.
    En la primera línea, elimina el “No tenemos cuentas pendientes”, sale sobrando, antes ya dijiste “No nos debemos nada”
    Esta frase puede reacomodarse para no perderse en la intertextualidad. “Secreto glutamato en las sinapsis, se crean nuevas redes de nervios…” Puede quedar así: “En las sinapsis, secreto glutamato, se crean nuevas redes de nervios…”
    Esta línea se queda suelta: “Tan sólo mi tensión es suficiente para rompernos”.
    Desconozco el significado de la palabra “astrositos”. No la encontré en la RAE y ahí pierdo todo el contexto y sale sobrando. ¿Me ilustrarías al respecto?
    Felicidades, Ciencia Vudú, ¿Cómo va la novela?
    Un abrazo
    LSM

  4. Inanna* Says:

    Siempre me había creído indispensable, las cosas para mi no eran fáciles; vamos, mi trabajo era fundamental para todo lo demás.
    Tenía ya varias semanas que me molestaba un poco eso de seguir caminando, levantar a mi fiel compañero (al que creía que jamás me haría daño no sólo por que me necesita, sino por que me ama) era más y más pesado que antes. -Deberías de bajar un poco de peso- pensaba en vos baja cuando tenía que levantarlo, él se apoyaba mucho de mi, era como su soporte, en realidad éramos buenos amigos, se bien y de sobra que abusaba un poco de mi, pero cuando me acariciaba y me daba un baño de esos que re viven muertos. Yo era feliz. Él comenzó a hacer cosas que ya yo le había advertido que no me gustaban, me hacían daño, terminaba peor que un zapato pisoteado por tenis con lodo. Le avisé un par de veces antes del desastroso accidente con un par de deslices… Pensé que con eso tenía para darse cuenta que me estaba descuidando.
    -El deporte extremo no es para ti- le decía con un calambre de esos que no aguantas; después de que volvió a insistir en hacer rapel… Me trataba tan mal últimamente, me metía en cualquier lugar que jamás hubiesen pensado, pisaba lodo, mierda, agua (helada o hirviendo) sólo para él quedar bien con sus amigos y consigo mismo. – ¿Qué no ves que ya estás un poco viejo? Yo también lo estoy, me he pasado toda mi vida cargando contigo, no es posible que me trates tan mal, yo que creí que éramos uno solo. No aguanto más. No puedo. ¡Me duele! Pide ayuda por favor- justo cuando terminaba aquella frase… Y aunque me estaba agarrando de mis propias uñas: No pude más. Me solté y conmigo todo él a quien no pude salvar. El grito más desgarrado salía de mí. – No puede ser posible, estoy roto, ¡roto!-
    Miles de tratamientos, dolía cada vez más. Él me odiaba, me reclamaba cada que podía. Cada vez lo entendía menos, yo lo ayudé, lo apoyé, lo cuidé de muchas cosas. Y hoy, estaba apunto de arrancarme de su cuerpo. Todos le dicen que no lo haga, que espere a ver que cambios doy, que seguramente me recuperaré pronto. Él no escuchó a nadie, y ordenó deshacerme de mí. – si ya no sirve y no reacciona con nada. No lo quiero conmigo- Dijo al médico que me había estado tratando. Dos días después. Ahí estaba yo: Tirado en un frasco con alcohol a medio fermentar. Si bien ya no tenía sensibilidad cuando estábamos juntos. Ahora menos. Sólo sabía que ya no tenía nada que hacer, ya no servía de nada. Sólo me tocaba morir. Morir siendo un pié triste, insensible. Sin cuerpo.

    Innana*:
    Muy buen ejercicio. Habla la parte adolorida, aunque su compañero se queda colgado. ¿Se trata de un par de pies o de una persona con un sólo pie que hacía deportes extremos? Hay que señalar al otro pie, aunque sea de pasadita. Mirarlo con envidia o conmiseración.
    “Tenía ya varias semanas…” Aunque así hablamos normalmente, no es fácil entender el sentido de esta frase. Hay que reescribir el inicio.
    No digas que está “roto”, cuéntalo, descríbelo, defínelo, transmítelo. Lo mismo con el baño levantamuertos, cuéntanos qué le ponía, transmite sensaciones con la frescura de la lavanda, la tranquilidad del romero.
    Hay que poner atención a los tiempos verbales cuando hablas de la amputación. Pasas del presente al futuro y al pasado. Atención a eso pues se pierde el tiempo en que transcurre la historia.
    Al final le falta fuerza. Es el pie derrotado, muerto. Destaca lo de la insensibilidad.
    Camina con pies firmes hacia mejores textos.
    Un abrazo
    LSM

  5. Fernanda Says:

    Siento que voy a reventar. A desprenderme de la boca o a morir intentándolo. En cada palpitación, mi pulso subraya el dolor, lo hace insoportable. Ayer era una muela, hoy soy una penitencia.

    Fer:
    Conciso pero poco impactante. Narra cómo es el dolor. Cuéntalo. Transmítelo.
    Buen cierre, pero le falta desarrollo. O bien, buen cierre, pero le sobra lo anterior.
    Un abrazo
    LSM

  6. Fernanda Says:

    Dicen que soy el único dolor de baja estatura. Soy un dolor enano.

    Atentamente
    La hemorróide

    Fer:
    Otra vez te voy a poner a hacer planas. Las hemorroides no se acentúan, aunque duelan mucho.
    La hemorroide le corresponde a su carácter. Buen intento, aunque es repetitivo eso de baja estatura y dolor enano. Descríbelo, cuéntalo, transmítelo.
    Un abrazo
    LSM

  7. mex Says:

    Me abrumaba la confusión a la vez que intentaba relajarme, se trataba de un paso clave y no estaba muy segura de lo que sucedía aunque intuía que venía. Me tomé el tiempo necesario para sosegarme con la intención de suavizar la molestia; sentía los estímulos suficientes para intentarlo y superar los temores que me acongojaron durante tanto tiempo. Tenía hambre, salivé más de la cuenta. Una situación que no planifiqué sino que sólo sucedió; no tenía el control.

    Estaba ya a las puertas, a punto de devorar un bocado. No quería pensarlo. No habían barreras. Lo anterior y un dolor penetrante hicieron que me inquietase; quería retroceder el tiempo pero ya era demasiado tarde. No tenía hacia donde correr. Me faltaba el aire, el aliento, la voz; me sobraba la adrenalina. Me mantuve quieta esperando pasar aquel trago amargo; no tenía opciones. Otras partes hicieron obvio mi malestar pero no había forma de retroceder así que procuré calmarme.

    Era el momento de seguir adelante y me lancé al vacío; aunque aún inmóvil; dispuesta a entregar lo último que quedaba de mí. No llegué a sentir más que la dolencia de lo que se resquebrajaba en pedazos mientras caía. El sufrimiento profundo siguió durante unos instantes; el dolor se intensificaba mientras que, además de lágrimas, experimentaba también insistentes, crueles y repetidos puntazos que acabaron por cultivar a medias un terreno que nunca antes había sido explorado.

    Él ya había llegado a su destino y junto con una tarea por terminar cesó aquella sensación. Entonces no tuve ninguna otra; me encontraba aún inerte y confusa; y esa parte, también lastimada.

    Mex:
    Las contradicciones son muy interesantes en los textos literarios. El primer párrafo de tu ejercicio presenta algunas de ellas. Cuidado con la repetición de sonidos, intuía, venía, sucedía, tenía, sentía.
    Describe más las sensaciones, ¿cómo es un dolor agudo? ¿cómo es un dolor penetrante? ¿Cómo son las punzadas? ¿cómo es un dolor que se intensifica? Agrégale imágenes.
    Hace falta señalar las contracciones, esto le proveería de ritmo al texto. Le faltan imágenes que indiquen movimiento.
    “No tenía hacia dónde correr” podría sustituirse por “No tenía escapatoria” y es un efecto contundente.
    Al inicio también podrías dar más indicios: “Me abrumaba la confusión, a la vez que intentaba relajarme, abría y cerraba mis puertas y no estaba muy segura de lo que sucedería..”
    A la última frase le falta tensión. Ahí tienes dos buenas opciones. Lo dejas como dolor o lo conviertes en epifanía del mismo. Un dolor grato que acompaña la invasión sufrida, unas ganas de volverlo a hacer, aunque duela. Unas ganas de morir aunque en ello se pierda la vida.
    Un abrazo. Retrabájalo, porque es un ejercicio que promete mucho.
    LSM

  8. Fernanda Says:

    El pie mira para arriba y ve que el pene lo estaba mirando, entonces le pregunta:

    ¿Cómo estás?

    – Como siempre, jodido, y colgado cabeza abajo. Y a ti, ¿cómo te tratan?

    Excelente fíjate que en las mañanas, para que no toque el suelo frío, me pone unas zapatillas. Después, se mete a bañar y me lava muy bien entre todos mis deditos, luego me seca muy bien, me pone talco, me enfunda y después me mete en sus zapatos. Luego nos vamos a caminar todo el día. Por la noche, que todo me duele, me pone en auga agua calentita, me da masajito con crema, y me deja descansar durante toda la noche. ¿Y a ti cómo te trata?

    – Yo te cuento: Conmigo es un hijo de puta. Por las mañanas me cachetea varias veces y me dice: “Bueno, tate tranquilo”. Luego me mete todo arrugado en el calzoncillo y ando con un dolor de cabeza todo el día, que para qué te cuento. ¡Ah!, pero eso sí, ¡a la noche quiere que esté bien firme!. Pero lo peor de todo es cada vez que vamos a la cueva, no sabes cómo me jode su indecisión.

    ¿Cuál cueva? ¿Qué indecisión?

    – ¡Hombre! Si entro en esa cueva oscura, mojada y resbaladiza, donde apenas quepo: me mete, me saca, me mete, me saca, me mete, me saca y así por un rato laaaaargo…

    ¿Y entonces qué pasa?, pregunta el pie.

    – ¡¡¡Qué carajo va a pasar!!!… ¡¡¡Pues que de tanto movimiento me mareo, vomito y luego me desmayo!!!

    NOTA: ES UN CHISTE POPULAR (NO ES CREACIÓN PROPIA)

    Fer:
    Se agradece en sentido del humor, aunque este no es un taller de chistes.
    Un abrazo
    LSM

  9. Palomilla Apocatastásica Says:

    Suplicio

    Ardo, tanto que estoy enrojecida. Estoy expuesta, así como un trozo de podredumbre. Desde hace un par de días despido un olor desagradable. Las agujas con antibiótico no han logrado detenerme. Primero comenzaron pinchando una vez cada doce horas, ahora lo hacen cada dos. Pero soy insoportable, tanto así que hago que la pus brote, vomito una especie de lava amarillenta.

    Parece que de una vez por toda se han decidido a acabar esa cosa que me tiene paralizada, pero no creo que les sea fácil. Sin que se den cuenta ha extendido sus dominios, enredándose ya no solo por los dedos, sino que he logrado subir hasta la pantorrilla. Muy pronto verán las inconfundibles marcas enrojecidas que ha dibujado. Entonces me volveré a abrir, como una flor en “carne viva”.

    Ya quiero que todo termine, que de una vez por todas, ya no me importa lo que tengan que hacer, pero que me quiten esta sensación que arde, arde tanto.

    Palomilla:
    Muy buen ejercicio. Conciso. Explora las sensaciones. Cuéntanos cómo es el ardor, nárralo, defínelo, descríbelo. Cómo es el olor desagradable.
    Lo de flor en carne viva, suprímelo. Tienes suficientes recursos literarios como para caer en lugares comunes.
    Explora lo del ardor. Explóralo porque es la más alta sensación de este malestar.
    Un abrazo sin pus
    LSM

  10. Liltih Says:

    Estoy enferma, profundamente, honestamente nunca creí que aquel acto tan placentero, que hizo que yo me estremeciera fuera a costarme tan caro, yo supe mucho tiempo antes que ella, que estaba enferma, que venia a mi una gran crisis, todo este dolor nace por el mismo lugar donde nace el placer, donde nace la vida.

    Yo no puedo llorar como ella, yo soy una cueva oscura enferma, a la que están a punto de revisar en una mesa, gente desconocida, que no siente amor ni deseo por mi, gente que me ve solo como “la parte afectada” . Tengo miedo, pero ella no lo sabe, yo solo quiero algo para esta sensación que me hace sentir tan terriblemente apretada, acalorada, y adolorida, siento como me están comiendo esas malvadas bacterias que me usan como festín, que esa terrible infección salga de mi, estoy supurando pestilencias, me doy asco a mi misma.

    Yo que soy canal de amor ¿Por que me siento como la entrada de un cementerio? Porque ella es tan cruel conmigo si yo le procuro sensaciones bellas, deberia amarse mas, valorarme un poco, cuidarme, solo me recuerda cuando puedo hacerla sentir, debería pensar en mi, protegerme, ser amable con ambas y hacer que sus amantes usen condón.

    Liltih:
    Muy buen ejercicio. Bien plasmadas las sensaciones de la “parte afectada”. Sufrida, irónica y sensible. La lección final le viene bastante bien al texto. Muy buen ejercicio. ¡Felicidades!
    LSM

  11. Liltih Says:

    Ayuda por favor, necesito esa suave brisa, necesito aire, me duele, me colapso, me estoy cerrando, soy un globo que se vacía del viento de la vida, estoy provocando un colapso en su sangre, en su corazón, siento como su temperatura sube, me esfuerzo por hacer que el aire entre a mi pero no puedo, necesito ayuda, siento que en un instante habrá un desmayo inminente, ayuda, un inhalador ¡Por favor!

    Liltih:
    A este ejercicio le falta drama. La acción está pero le falta tensión al narrarlo. Hay que hacer presente la opresión que se puede sentir al no poder respirar. Cuenta el desmayo, cuéntalo.
    LSM

  12. Mariana Says:

    LA PARTE LASTIMADA. Describe un dolor físico intenso no como la persona que lo padece sino como la parte lastimada.

    Otra vez estoy tenso y hecho bolas. ¿Acaso no entiende esta mujercita que debe relajarse? Por mas que sube y baja los hombros, no me logra relajar. Por lo general es en la mañana que amanezco asì, si es que no contagio a mi amiga la espalda baja. Esperemos que se tome un Robaxisal, y vaya a ver a ese doctorcito que le hace tronar todo, pero que finalmente hace que mis nudos se aflojen. Ya necesito un descanso.

    Mariana:
    Ejercicio conciso y con toque intelectual. Le falta emoción. Acertada la mención del Robaxisal. Podrías ponerle un toque de más drama a la línea final: Me urge un descanso.
    Muy bien. Ya no te tensiones tanto y sigue participando en el taller.
    LSM

  13. Ada Hinojosa Says:

    DONDE DUELE, DUELE

    Ayyy, ay, ¿qué pasa?, porqué me duele tanto, nunca le hecho mal a nadie, y “pa’cabarla”, tener que pasar por la humillación de lo que se dice de mí, que no sirvo para nada, que no tengo uso alguno dentro del organismo, tan sólo quedé como un recuerdo del pasado.

    Ayy, ay, estoy muy mal, ¿porqué?, ¿porqué?, si te repito, nunca hice nada malo, bueno, en alguna ocasión anduve medio travieso, pero ni que fuera para tanto, después de todo mi único pecado fue abrazar un “poquitín” al órgano que está a mi lado, sí, al pinche presumido ovario, pero lo hice tan sólo porque me presumía, se la pasaba fanfarroneando, de que ”él si servía y de mucho, de su interior surgía vida, mientras que yo”, o pobrecito de mí, “que no tenía uso alguno dentro del organismo”.

    Ayy, ay. Ya no aguanto, y nada que me dan ni tan siquiera un tesito para calmar un poco el dolor. “Pos” ¿dónde andará el pendejo dueño del cuerpecito?, ya ni la friega, ¿porqué no va con el médico?

    Ayy, ay, ¿qué me pasa?

    – Oye ovario, ¿también tú estás sufriendo como yo?

    – Ya cállate apéndice, claro que estoy con un dolor fuerte, ¿acaso no ves que estoy sangrando, y tu, sangrón, te crees el dueño de todo el cuerpo cuando ni siquiera sirves para nada, te digo una y mil veces, para nada!!!.

    – Ayy, ay, mira ¡cierra la bocota!, ¡no sirves para nada!, pero que tal, je, je, je, desde que te “abrace con mucho cariño”, te dejé inútil, ahora, tampoco tú sirves para “nada”, lo único que se puede hacer contigo es echarte fuera del cuerpo para que no lo sigas envenenado, uff, ah, oh, mira ovario, no sé si a ti te está pasando pero…, pero, como que me estoy “durmiendo”.

    – Hay si tú, los dos vamos para fuera, tu por méndigo y yo por sangrón, adiós apéndice, nos vemos en el cementeriiio!!!

    Ada:
    Muy padre tu ejercicio. Se manifiesta el sentido del humor del narrador. El apéndice por lo general se hincha, hay que destacar eso. Muy padre tu ejercicio. Felicidades.
    LSM

  14. Dra. Lewis Says:

    Me pareció muy interesante el ejercicio de Ciencia Vudú. Es un reto a la imaginación debido a la terminología científica que maneja.

    En cuanto al significado de la palabra “astrosito”, no la encontraste en el diccionario porque está mal escrita. La palabra correcta es “astrocito”, una célula grande en forma de estrella que mantiene las células nerviosas en su lugar y las ayuda a desarrollarse y funcionar correctamente.
    Encontré en ese mismo ejercicio otro error: la palabra “dentrita”. Lo correcto es “dendrita”. Se refiere a una prolongación ramificada de una célula nerviosa, mediante la que esta recibe estímulos externos.
    Supongo que ambos son errores de dedo.

    Saludos a todos los participantes del taller. Me han hecho pasar una tarde placentera, aunque los ejercicios hablen del dolor. Y es que el dolor a veces causa placer.

  15. Ciencia Vudú Says:

    ¡Hola, Dra. Lewis! ¿Cómo has estado! Hace mucho que no sé nada de ti.

    Gracias por las aclaraciones. Lo de astrosito me lo cambió el corrector de Word, lo de dendrita fue dedazo completamente mío.

    Un abrazo.

    CV

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: