Cabañuela 3

Domingo. Día de visitar a la familia. El boiler sigue descompuesto, así que, razón de más para ir a casa a bañarme. Me fui en pijamas. El termómetro del coche marcaba 27°C y el aire estaba seco, pero tibio. Exacto, parecía un día de marzo. Para acompañar la comida hasta se me antojó una cerveza. Por la noche comenzó a bajar la temperatura. De madrugada, me despertó el ruido de la lluvia.

27°C, soleado, tibio, rico. Marzo será tan lindo como siempre ha sido, tibio, con sol que calienta pero no agobia y las noches frescas para la buena plática a la luz de una vela.

Lorena Sanmillán

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: