La biblioteca de Lorena III

Vine a escribir a la Revista Comala porque me dijeron que aquí difundían las artes. Rubén me lo dijo y yo no tuve ganas de contradecirlo. Vine para compartir la recomendación y el comentario acerca de cinco libros, todos distintos entre sí. Hoy escribo desde la paz de una biblioteca, mientras espero que inicie una conferencia. Siento que todos los libros aquí aguardan su turno para contar su historia, para gritar en silencio ¡Léeme, sigo yo! Ojalá sepamos escuchar su clamor.

1.- Diccionario de Filosofía. Nicola Abbagnano, (Fondo de Cultura Económica, tercera edición 1998). Este libro es un clásico de los clásicos. ¿Quién en su vida no ha sucumbido ante la tentación de leer un diccionario de cabo a rabo? Pues éste es unos de los señores diccionarios que no deben perderse. Comenzar a ojearlo nos conduce a adentrarnos en significados filosóficos desde diversas perspectivas culturales. “Alma”, “Amor”, “Salud”, “Letras” “Imaginación” son sólo algunos de los conceptos que contiene en su interior. Excelente para buscar ideas o para centrar aquellas que sintamos dispersas. Detonador de motivos para escribir, pero sobre todo, para reflexionar en el quehacer cotidiano.  Detrás de cada palabra hay mil historias, aventurémonos a recorrerlas.

2.- Niña errante. Gabriela Mistral. Edición y prólogo de Pedro Pablo Zegers (Lumen, 2009). El género epistolar nunca pasa de moda, aunque no sea considerado un clásico. Este libro reúne parte de las apasionadas cartas que Gabriela Mistral –la primera mujer que obtuvo un Premio Nobel de Literatura- le escribió a su asistente Dana. Si una historia de amor es ya de por sí interesante, una historia de amor contada bajo la hábil pluma de Mistral es fabulosa. Es una invitación a un encuentro íntimo con un sentir que traspasó fronteras y significados. Ese amor, que al decir de Roffiel a principios de los años ochenta, ya se atreve a decir su nombre. Escribamos cartas hoy para construir la historia futura. Leamos cartas de ayer para descubrir en ellas  la literatura de la persona detrás de la escritora.

3.- Tiempo transcurrido. Juan Villoro (Fondo de Cultura Económica, 1999). Juan Villoro es, además de cronista, un amante del rock. En este libro nos comparte relatos con un alto tinte imaginativo acerca de conciertos ocurridos en la Ciudad de México en un lapso de tiempo determinado por él mismo que empieza en el año 1968 y termina antes de que suceda el terremoto de 1985. Editado por el Fondo de Cultura Económica, este libro ya va en su tercera reimpresión; sin embargo, sigue siendo contemporáneo pues la empatía que surge con el narrador y el manejo de conceptos universales le permite permanecer actual. Narración vertiginosa poblada de imágenes certeras y sonidos plenamente identificables a la luz de la cultura que le es intrínseca a la música pop.

4.- Otro tipo de cambio. Refugio Ruiz Díaz. (Editorial Font, 2009). Editorial Font permanece fiel al principio de editar a los autores de Nuevo León. En esta ocasión podemos disfrutar la novela del ingeniero Refugio Ruiz Díaz, recién presentada en la pasada Feria Internacional del Libro. En esta historia con tinte policiaco se refleja bajo cierto matiz de ficción la realidad de la ciudad de Monterrey. El asesinato de un empleado de una casa de bolsa y la desaparición de un disco compacto con información privilegiada, dan lugar a una serie de persecuciones donde quien menos se lo esperaba se convierte en detective de la noche a la mañana. La narración es fluida y simple, sin retruécanos literarios.

5.- Aquellos años que soñé. Celso Garza Guajardo (UANL, 2009 )Editado por primera vez en 1999. Reeditado en el 2009, fecha  en que se cumplen diez años del fallecimiento del cronista Celso Garza Guajardo, este libro de crónicas reúne más de quince años de relatos, fotografías de momentos y retratos de personajes bajo la pluma certera de quien supo arrancarle al tiempo presente su momento de eternidad.  En las cosas simples se encuentra el germen de lo extraordinario. Acompañemos al maestro Celso por sus viajes, sus confesiones, su amor por las tradiciones, sus plazas, sus boleros y todos esos personajes que nos acompañan en el transcurso del libreto que se ha escrito para nuestra vida. Nostálgico e imprescindible.

Si desean obtener mayor información acerca de cómo conseguir estos libros u otros que anden buscando, no duden en escribirme a mi email: lorenisima@librosdenuevoleon.com

http://www.librosdenuevoleon.com

2 Responses to “La biblioteca de Lorena III”

  1. Palomilla Apocatastásica Says:

    ja, el diccionario de Filosofía de Abbagnano junto con el Ferrater Mora, era uno de los más peleados en la Biblioteca en la que trabajaba, curiosamente había también de Brugger y de Muller, pero Abbagnano se llevaba la delantera.

  2. Denis. Says:

    Que raro lo que leo aqui, investigare esto. Polica secreta de Nm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: