Quisiera que fuera cuento…

La semana pasada tres amigas mías decidieron ir a McAllen. Contentas de poder ir a comprar ropa y mugres diversas. Hicieron su tour por los moles y regresaron a media tarde, pardeando el cielo, en esa hora que es la favorita de los fotógrados y que se llama hora nona. No se divisaba ningún  otro coche por la autopista.  De pronto se les ponchó una llanta y se orillaron en la carretera, para sacar el gato de la cajuela y comenzar el proceso de cambiarla. Tan pronto abrieron la cajuela de su coche, se les apareció de la nada una camioneta grande, oscura, con vidrios polarizados, de la que bajaron dos sujetos. Mientras me contaban esto, se formó un coágulo de saliva en mi garganta. No atino a imaginar lo que sintieron ellas, que seguramente, trasmutaron sus articulaciones en gelatina.

Los sujetos las saludaron con suma amabilidad. ¿Qué pasó, señoritas?, les preguntaron, y ellas respondieron de inmediato, incapaces del silencio y pasándoles mil episodios de su vida por delante de sus ojos temblorosos, ojos de Remy. ¿Una llanta? ¡Orita la componemos! El sujeto 1, tomó su celular y le marcó a otra persona, indicándole que viniera a su encuentro.  Apenas colgó, también de la nada llegó otra camioneta de características similares y de la cual bajaron otros dos sujetos sacados del mismo patrón que los otros dos: altos, fornidos, morenos. Cámbiale la llanta a las señoritas, le ordenó el líder a uno de los recién llegados. El sujeto 2,  en compañía del 3 y 4, les ayudó a vaciar la cajuela para encontrar la refacción y encargarse de la maniobra. Mientras tanto, el sujeto 1 platicaba con mis amigas, que estaban enteleridas. Blancas las tres, tocaban en esos momentos los límites de la palidez extrema.  Albinas ellas por unos cuantos minutos. Máxime si los sujetos, todos, usaban unas chaquetas con las iniciales CDG.

Sujeto 1 les ofreció bebidas, pues en la camioneta traían una hielera muy bien surtida. Les preguntó que a dónde habían ido e incluso les dio tips de compras y ofertas en distintos establecimientos. Mis amigas conciliaron en todo momento con él, incapaces de contrariarlo. Los sujetos cambiaron la llanta en un santiamén y les ayudaron a volver a poner todas las cosas en su sitio. ¿Listo? ¡Listo! Cuando terminaron, el sujeto 1 les dijo lo siguiente:

“Bien, señoritas. Ya les arreglamos la llanta. Pueden seguir sin ningún problema. Ya avisamos en los demás puntos que nos corresponden. Nosotros somos del CDG y somos los dueños de esta zona. Regresen a Monterrey y díganle a sus familiares, amigos y demás que no es seguro que circulen por aquí de las seis de la  tarde a las seis de la mañana, porque es cuando nosotros hacemos nuestras cosas. Hoy pudimos verlas a tiempo y les ayudó que es un carro pequeño, que si no ha sido así…Váyanse tranquilas y feliz regreso a Monterrey…”

Así como llegaron, ambas camionetas desaparecieron. Para las paseantes, el camino de regreso a casa se les hizo inolvidable y eterno. No supieron en qué momento sus pantalones nuevos oficiaron de sanitario portátil. Y, como dice el corrido de Lamberto Quintero “quisiera que fuera cuento, pero señores es cierto”. Aquí queda el testimonio. Aquí se los dejo.

Lorena Sanmillán

Advertisements

3 Responses to “Quisiera que fuera cuento…”

  1. Coraline Says:

    qué buen post, pero no me lo puedo creer. tienes idea de qué significan esas iniciales, no q esté segura de querer saberlo pero no tenía idea de q cosas así pasasen en México ¿? parece como sacado de una peli

  2. Palomilla Apocatastásica Says:

    Historias de terror…

  3. incitatüs Says:

    Vaya…
    Si es cuento, creo que lo he escuchado varias veces…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: