El bordado: Día 4

El despertador fue una espátula de esas que se utilizan para retirar el impermeabilizante viejo antes de una nueva aplicación que me arrancó de la cama a la primera llamada. Muchos pendientes para un viernes que pintaba ser como todos.  Planchar es otra de las actividades que más disfruto, así que anoté en los pendientes hacer un post de Instrucciones para plachar una camisa blanca. Como si no tuviera cosas qué hacer. La mañana fue una sucesión de eventos, documentos, llamadas, compras y notas. No hubo espacio para bordar por la mañana. Estaba el vicio, pero no hubo el tiempo. A correr..

En la papelería de la avenida saco las copias de una carta que voy a entregar. Una de las chicas que atiende está bordando. Sonrío. Le pregunto qué hace, refiriéndome al dibujo, ella piensa que me refiero a su actividad. Bordo, contesta con fastidio en su voz, por encima de su respuesta leo letras transparentes que dicen ¿Estás viendo y no miras?. Entiendo lo ambiguo de mi pregunta. Sí, pero qué bordas, extiendo mi cuestionamiento. ¡Ah! Una servilleta. Qué bien. Le hago señas y viene hacia mí. Es que ayer sacaron unas copias de un bordado y me dieron ganas de bordar. Eran para mí. No puedo ocultar el beneplácito que este suceso me provoca. Sonrío de nuevo. Qué fascinante encuentro.

Ayer omití un dato. No es bien nacido quien no es agradecido, así que ahora sanearé mi falta. Ayer, Edna hizo el favor de enseñarme a escribir correctamente la palabra “cuadrillé”, que se escribe con doble ele y no con ye. ¿Así se llama ahora o sigue llamándose i griega? Ya me revolví con tantas  reformas que hizo la RAE. Creo que ahora hasta ha dicho que basta, que pongan los acentos y escriban como quieran. No creo en eso, creo que el lenguaje es dinámico, pero también creo que hay que cuidarlo. Por estética, por sonido, por las raíces. Por tanto. Escribir con faltas de ortografía es similar a hablar con la boca llena. Simplemente asqueroso. Es sencillo y chapucero ir hacia atrás y sólo corregir donde he escrito cuadriyé, pero siempre es menester agradecer el aprendizaje. Gracias, Edna, por regalarme una palabra escrita correctamente. ¿De dónde saqué la otra? De los letreros de Modatelas donde ponen el precio de la tela. Moraleja: los dependientes de Modatelas son muy amables pero no son confiables ortográficamente.

El resto de la tarde fueron planes y planos. Dibujar, bocetar una casa en papel. Aún dibujo a mano y despúes lo paso al Autocad. No recuerdo cómo se llama un instrumento que usaba en la facultad a diario. No puede ser que no recuerde algo que era tan cotidiano. ¿Cuestiones de la edad? ¿Olvido voluntario? Podría llamarle a Arturo y preguntarle. Podría postearlo en facebook. Pero no lo haré. Esforzaré mi mente hasta que recuerde el nombre. Los planos tienen magia. La mano sobre el papel y el sonido del grafo tienen siempre un efecto hipnótico.

Creo que ya estoy desvariando. Este ejercicio de crónica era para hablar del bordado. Pues bien, hoy sólo bordé una hilaza antes de dormir. Estuve pensando en cantidades. Si son de 8 metros y son en total 142 hilazas, la cosa esta tendrá aproximadamente 1136 metros. Válgame, más de un kilómetro de hilo. WOW!

No tuve tiempo de leer el periódico. No sé en qué va lo de Kalimba ni cuántos muertos hubo hoy en Monterrey. Tengo ganas de cantar.

Lorena Sanmillán

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: