El bordado: Día 9

El vaivén de la rutina me envuelve, inclemente. Por la mañana sólo alcanzo a hacer unas treinta puntadas, con el color intermedio. La remodelación sigue y reclama mi presencia. El cuarto maldito se ha mudado al cuarto terminado, convirtiéndose este último en El cuarto maldito ataca de nuevo. Las demoliciones no arrullan a nadie, no al menos que yo sepa. Todo el vecindario debe odiarnos. Será menester lavar toda toda toda la ropa. La limpieza al final de la obra será una obra monumental.

Sigo sin resolver el asunto de los colores. Siguen en su bolsa intactos. Necesito resolver eso pronto para poder continuar. Quizá haga algunos de cartón o veré qué más se puede hacer. También necesito una lupa para que no se cansen tanto los ojos. Definitivamente, no es buena idea bordar de noche. Descartadísima esa idea.

En el radio, mis albañiles escuchaban una canción que vale la pena postear por su complejidad. Este día pasará a la historia por ser el día que la conocí. Ese tipo de canciones son las que dan dinero. Quizá debería empezar a escribir corridos y cosas de esas en vez de intentar hacer algo literario y tratar de adentrarme en la poesía.

Las canciones dan mensajes.Pienso si acaso existe alguna que invite a los trabajadores a ser mejores. Si se ha pensado en eso. Sólo escuchan canciones de despecho, depresiones que se curan con una caguama y cosas así. ¿Habrá manera de hacer otras cosas?

Con líneas, bordo en papel un plano para una casa habitación. El funcionalismo continúa siendo mi principio. La forma viene por derivada. Lo estético es una fusión de ambos conceptos. Diseñar es otra pasión irrenunciable.  Construir es un divertimento que provoca sonrisas hasta que te enfrentas a un trompo a punto de secarse; pero aún no hay nada igual en  pararte frente al proyecto que tú diseñaste y decir: YO LO HICE.

No vi mucho de las noticias hoy. Fue un día de mucho trajín.  Supe que los vocales de los distintos gremios artísticos no aprobaron el presupuesto de CONARTE. No sé en qué va el caso Kalimba. Sé que Monterrey está más violento que de costumbre. El jaleo seguirá mañana con un día que se antoja interminable. Suerte poder tenerlo de frente cuando hay tanta gente que no amanece.

Lorena Sanmillán

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: