El bordado: Día 16

Este domingo no es cualquier domingo, es el domingo del Súper Tazón, una de las cosas que dejaron de interesarme, después de haber sido súper fan de la NFL. De eso hace mucho tiempo. A veces la vida es así.

Hoy festejamos el cumpleaños de una de mis sobrinas. Pastel, globo y vasos de princesas, es lo que está de moda. Lo más probable es que, al igual que sucedió conmigo, en unos años las princesas dejen de interesarle a la Alcachofa. Los domingos en casa, con mi sobrinos, son espectaculares. Disfruto mucho viéndolos crecer y aprendiendo las formas que tienen de nombrar las cosas cotidianas. La reinvención del lenguaje tiene qué ver con la infancia y su modo de pronunciar las cosas que descubren.

Pasé muy mala noche, mi espalda me sigue doliendo, por encima del parche León que llevo en ella desde el viernes. Lavo ropa y bordo.  Traje el bordado a casa de mamá para enseñarselo a mi hermana. Mamá dice que nunca voy a terminarlo. Eunice dice que es fantástico. Ella empezó algo parecido, pero el de ella es más austero. El tiempo dirá cuando le veré el final y podré presumirlo cuando lo termine, obviamente,  fantástico.

Ya casi no hace frío. Ya casi está lista la maleta. Me falta preparar la ponencia y la lectura de poesía. Nunca he escrito nada que tenga que ver con la guerra o algo similar. Creo que es tiempo que hable de esta guerra que no es mía. Ayer me detuvo un retén y se me congeló la sangre. Quizá hable de eso.

A veces hay que darse tiempo para hacer los detalles. En mi estudio encontré la paz y la luz para hacerlos. Decido trabajar sobre cinco códigos en un rango de 4 x 10 cuadros. Y contar, al final de los códigos de las puntadas, antes de suspender el bordado debido a la gira de trabajo por La Habana. 9,J, B, dos rayitas y d minúscula y moñito. Esa es la tarea de hoy. “Peinar”, código a código, el área del bordado. Me dio obsesión y continué hasta la madrugada. Se quedará en pausa por un largo rato, así que era menester avanzar lo que pudiera. Ensartar la aguja para hacer una puntada y volver a hacerlo en otra que anda suelta por ahí. Trabajo minucioso, pero es lo que le dará los matices necesarios para que no sea una plasta de un sólo color. Con mi paquete de agujas de ojo grande, ahora podré tener muchas ensartadas listas para usarse.

¿De dónde salen las ganas de hacer algo? ¿Qué nos lleva a hacer las cosas? El cansancio vence mis ojos y los párpados caen sobre mí para soñar en colores lo que no pude terminar hoy. Se queda el código B pendiente con 26 líneas por revisar. El bordado tiene hasta hoy aproximadamente 2200 puntadas de avance. Casi esl 10%. Ahora, a dormir el sueño de los justos.

Tengo ganas de una cerveza. Supe que Green Bay venció a los Steelers en el Súper Tazón. Ignoro  el marcador.  Mañana comienza una semana de vértigo con escala al aeropuerto. Vaya pues. La Habana es el destino del próximo fin de semana. Será.

Lorena Sanmillán

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: