El bordado: Día 28

Hoy fue un día provechoso para el bordado. El insomnio es buen amigo de los aros de pino. Humildes, simpáticos, cumplidores. De madrugada avancé un buen tramo con un patrón oscuro. Al pie de la ventana esperé la salida del sol y avancé unas setenta puntadas. Bajé a desayunar y platiqué con los muchachos. Trazamos el Plan Maestro para la siguiente semana. Esperemos que la última de labores. Ansié continuar mentras daba instrucciones, pero no pude. Llamaron que necesitaban un libro. Eso me llevó a poner decente la librería.

Vino una familia a comprar un libro y eso me dio mucho gusto. Celebro cuando los niños se acercan a la lectura. Ese encuentro me inyectó energía para continuar el lijado de las paredes y el techo. Poco a poco. El asunto es avanzar. Fue un día de trabajo físico provechoso, pero cansado. Nunca había reparado en lo mucho que me gustan las fechas históricas. Siento que transito por una calle inmensa. Y todo porque hoy es 2 de Abril. Tomaré nota de que hoy inauguré nueva neurosis.

En la noche, cuando volvió la calma a la casa, volví a bordar. Cuando pasé de las cien puntadas, dejé de contar. Es bueno avanzar. Después comencé el libro de Kundera que por fin conseguí. La vida está en otra parte. Mañana cumple años Miguel Bosé. En la televisión, una película española me arrulló hasta cerrar los ojos con el libro a medio abrir.

Duermo temprano. Sueño que manejo un trailer lleno de sicarios.

Lorena Sanmillán

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: