El bordado: Día 38

Por fin, por fin. Después de semanas de lijado y pulido, después de empapelar y demás. Por fin hoy comencé a pintar la librería. Lo que más claro me queda es que blanco sobre amarillo no es buena idea.

Una mano, pareja, parejita,  al techo y las paredes. Descansar mientras se saca. Y en ese interludio, aprovechar para bordar. Ese momento mío donde en medio de la tela puedo ver tantas cosas. Pensar y repensar. Ese momento mío donde va apareciendo el bordado que mis manos van haciendo aparecer. Me encanta verlo crecer.

Otra mano al techo y paredes y repasar los detalles. Le sigo viendo muchos “fantasmas” a esta capa de pintura. Descansar y unas cuantas puntadas para continuar.

Hoy es el último viernes de labores para mucha gente, antes de comenzar el descanso propio de la Semana Santa. Ojalá la gente se anime a salir un poco, aunque entre la violencia y la deficiente economía que tenemos, eso es sólo un sueño. Ojalá que la gente se anime a recobrar su ciudad, sus paseos.

Traigo un dolorcito en el pecho, de esos dolores que no sabe curar la medicina. Rumiar el dolor no sirve para hacer buena digestión.

Lorena Sanmillán

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: