Todo sueño es territorio onírico

El domingo pasado tuve un sueño largo e intenso. Lo comparto, porque es uno de esos sueños que valen la pena eternizarse debido a lo diverso de los detalles y por si acaso alguien sabe o se aventura a descifrar su significado. Se agradecerán las ideas y comentarios.

En el sueño estoy en la sala de espera de una tienda de celulares. En la vida real, mi celular tiene drama: simplemente no se escucha y tarde, muy tarde, descubro llamadas perdidas. Los mensajes llegan a veces sí y a veces no. Obviamente, acudí ahí para que lo arreglaran. Un hombre de mediana edad espera junto a mí. Frente a nosotros hay un montón de cosas de publicidad; plumas, llaveros, globos, tazas, termos, camisetas, toallas, etcétera.

Un sujeto llega y se lleva nuestros celulares. El hombre y yo nos quedamos en la sala de espera y después de varios minutos de silencio empezamos a platicar. Yo preferiría seguir con mis notas, con mi libro, pero él insiste en platicar. Se queja, nos quejamos. Que si los chips, que si las tarifas, que si de pronto no hay señal. El tiempo de espera transcurre sin que tengamos noticias de nuestros equipos.

Abrimos la puerta para ir a preguntar qué es lo que pasa y aparecemos en el Museo Romano, de Sevilla, uno de los sitios que más me encantó de la ciudad. Recorrer de nuevo esa galería fue sumamente emotivo y gratificante. Mi acompañante resultó buen escucha en este viaje. Disfrutamos mucho el momento juntos, tanto que hasta entramos a una taberna y pedimos una orden de sardinas fritas con papas y dos cervezas Estrella. Cuando en realidad probé las sardinas no me gustaron, en el sueño era increíble su sabor. No fue suficiente una sola orden para ambos. Pedimos otra.  Al terminar las sardinas, decidimos ir a bajar la comida y subir a la Torre de la Giralda. Hicimos fila, pagamos lo preciso, compramos souvenirs (yo compré separadores para mis libros), él adquirió una réplica hermosísima de la Giralda y chocolates que venían envueltos en papel con motivos arabescos.

En la cima de la Giralda comenzaron a tocar las campanas. El ruido era hipnótico, taladrante. Era el sonido descarnado inundando nuestro cuerpo. Las campanas terminaron su vaivén, se fueron silenciando y dieron paso a un sonido melódico: el timbre de nuestros celulares. Ahí, en  el campanario de la Giralda, estaban nuestros aparatos. Funcionando. Cada quién tomó el suyo y nos despedimos.

Empecé a revisar mi teléfono y me di cuenta que no tenía la música que guardo, ni las grabaciones de notas de voz que tengo. A saber cómo, desde Sevilla volví a la tienda a reclamar. Encontré al muchacho que lo había recibido. En sus manos tenía un cd con mis archivos. Negándose a entregármelo, sólo me daba un par de maracas con el logotipo de la compañía. Después de una breve discusión, pedí hablar con su jefe.

Al abrir la puerta del despacho del supervisor, llegué a un monasterio. Caminé por el claustro. Mis pasos marcaban cierto ritmo, duplicado por el eco en la arcada principal. Sentía en los pies el empedrado calándome a través de las suelas de los zapatos. Las paredes tenían ventanales con arcos ojivales y vitrales. Los monjes ensayaban sus cantos gregorianos junto a los integrantes del grupo Enigma. Con toda naturalidad, me permitieron dirigir el ensayo. Todo era música y felicidad. En ese momento el clima del claustro se coló por mi ventana y desperté porque tenía frío. Vaya pues, hasta ahí el sueño. Enigma dice Return to innocence; el frío me dijo return to real life. Mi celular sigue con su drama singular.

Lorena Sanmillán

One Response to “Todo sueño es territorio onírico”

  1. Josej Veredin Says:

    de verdad sucede… sueño que se vivió o que sorpresivamente baja con el hálito de ser, de vivir, de estar…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: