Detox Trofológico. Día 51.

Día 51. Desayuno de avena y manzanas con nueces, almendras, pasas y arándanos. El ajo ya no merece reseña. Ya es mi cuate cacahuate, aunque sigue con el mismo sabor. Amanecí con antojo de un taco de frijoles refritos en tortilla de harina quemadita. Me acompañó el antojo hasta mediodía. En la tarde, Manuela tenía flojera, comimos juntas un poco de miel y se animó. Disfrutó su jugo y hablamos de vegetales. Tiene ganas de hacer unos regalos. Iremos a comprarlos. En casa, cocinar y más jugos. Las frutas y verduras pueden ser aburridas si no se emplea creatividad. Ante eso, combinaciones de sabores y colores. Los nuevos sabores impulsan el reaprendizaje de la alimentación. Dato interesante: como a llenar, a veces no puedo con las porciones, y no tengo “mal del puerco”. Los buenos alimentos no hacen sentir mal. Ojalá se destierre ese padecimiento que enorgullece a tantos. Comer es para llenarnos de energía, no para perderla. #40

Lorena Sanmillán

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: