Archive for April, 2016

Mi primer triatlón

April 26, 2016

13051759_10153746771002950_339225419676732791_n

Mi primer triatlón


Conocí a Lorena hace ya unos años, en ese entonces pesaba más de 80 kg, fumadora, sedentaria. Convencerla a dejar el cigarro fue un proceso, pero lo conseguimos. Yo estudiaba para Health Coach y entrenaba triatlón. Comencé un grupo de Fitness aquí en el Facebook, donde pondría el entrenamiento para correr una carrera de 5k.
Lorena se hizo Trofóloga, cambió radicalmente su alimentación, bajó de peso dramáticamente, comenzó a entrenar la carrera. Corrió sus carreras 5k El siguiente reto que le propuse, aprender a nadar. No fue fácil, se enfrentó a muchas barreras psicológicas, tenía miedo, sufría mucho en cada sesión, hubo llanto, pero nunca se rindió. Con cada logro, se enfrentaba a otro reto mayor. Aprender a flotar, aprender el estilo libre, con sus dificultades de técnica, lograr atravesar los 25 mts, después nadar más distancia, luego vino el reto de atravesar una olímpica. Entonces cuando lo logró le dije: Sigue el triatlón, mis alumnos me dicen a veces despiadada, tal vez, yo sólo propongo lo que veo son capaces de lograr. La idea vino después de luchar un año en la alberca, el infierno azul le bautizó al agua. Mi sorpresa fue grata cuando me dijo que se había inscrito. ¡Pues a darle al entrenamiento! Con total disciplina y convicción no faltó a un entrenamiento. Y como no hay fecha que no se llegue ni plazo que no se cumpla, el día de la carrera llegó. Un día anterior últimas indicaciones. Recogió su paquete y colocó su bici. El día de la carrera, estaba lista, aunque ella pensaba que no. En su mente la idea de concluir la carrera, nada más. No importaba llegar al final, cuando ya todos se hubieran ido. Aunque sea a rastras lo haría, era su convicción y objetivo. El despertador sonó. Era la hora de empezar la gran aventura. Dieron la salida y nadó, a una velocidad que jamás imaginó. Llegar a la meta de la prueba de natación , fue el logro que nunca hubiera podido imaginar. Lo había hecho. Realizó su transición a la velocidad del rayo, casco, zapatos y a volar en la bicicleta. Concluyó la prueba de ciclismo, transición rápida, gorra, lentes y a correr. Y entonces ocurrió. La realidad dio paso a lo que ella pensaba imposible: Se convirtió en Triatleta. Lo había logrado. Muy contrario a su idea lo había hecho en un excelente tiempo. Arriesgo lo que era por lo que podía ser. Hoy me siento totalmente orgullosa de su triunfo, de su gran logro. Me dedicas tu medalla, se lo debo a mi Coach dijiste. Yo puedo decirte GRACIAS, porque eres un ejemplo de superación y disciplina, porque he aprendido mucho de ti, te aseguro, mucho, mucho más que tú de mi. ¡Muchas Felicidades, Campeona! Sé que no vas a detenerte aquí. Yo te digo sigue: Unstoppable! Porque el límite lo pones tú. Este vídeo con total admiración y cariño.

Coach Edna Basurto

Advertisements

D+o+m+i+n+g+o= …

April 18, 2016

Domingo al atardecer vamos a casa de Fernando.

Como no hay nada qué hacer seguro nos está esperando. 

Reconozco que hoy la tristeza decidió ser mi compañía. Ante este confesionario de cristal reconozco también que no tuve afán de plantarle cara, simplemente la dejé estar.

La mañana me pesó desde su primer aliento.  El sol se deslizó sobre la oscuridad mientras el sueño invadía mi cerebro otrora insomne. No hubo entrenamiento para entretener mi cuerpo y cansarlo. Tanta energía se condensó en una tarea de la Maestría.

A mediodía quise ir a casa de mi madre. Mi gusto hospedó el recuerdo de arroz rojo con chícharos y mole de milanesa de res. A Manuela no le gustaba hacerlo de pollo. La fragilidad me hizo caminar en cámara lenta hasta los recuerdos de infancia cuando destapar una olla era el paso más sencillo para saciar mi hambre. Sin moverme, me transporté.

Los domingos eran para ir a la iglesia y regresar a comer a casa, todos juntos. Mamá ya tenía las viandas listas. La casa olía a especias y a domingo. Domingo de guardar. Domingo de no hacer tarea. Domingo de ver a los sobrinos. Domingo de escuchar música por la tarde y echarse en el piso a ver las películas que pasaban en el Canal Doce bajo el rubro de “Permanencia voluntaria”. Domingo de ver las películas nuevas nuevas que se rentaban en el Videoclub Pegaso. Domingo de leer al Kalimán o a Yesenia. Domingo de escuchar por la tarde a los Billo’s Caracas Boys y preguntarme una y otra vez cómo sería la casa del tal Fernando que cobijaba a tanta gente. Domingo por la noche de bolear los zapatos de todos para el día siguiente ir a la escuela.

Hoy no hay más mole. Manuela apenas recuerda sus recetas. El Canal Doce se convirtió en porquería. Mis sobrinos me hicieron tía abuela de gente desconocida. No hay Netflix posible capaz de llenar el vacío de esta tarde triste de domingo.Tampoco boleo zapatos. Ni mañana hay escuela. A veces hay que voltear al pasado para tomar fuerzas y afrontar el presente. Respiro. La vida transcurre con su tren que cambia de estación cada tanto. Frente a lo que fue, lo que es: este momento. Sólo este momento, donde lo que hay es lo que es.

Lorena Sanmillán