Día del Trabajo

Cerca de mi casa natal había una mercería. En la calle Guerrero. Cuando por fin tuve bicicleta, era una de mis expediciones favoritas. Tomaba mi rila, pedaleaba las cuatro inmensas calles que me separaban de mi destino soñado y me iba a pasar parte de la tarde viendo el aparador. Vendían cosas que yo no podía comprar, pero me encantaban. Tenían muchas cosas como para regalo. Carritos primorosamente acomodados, peluches de muy diversas formas, moños, cajas para envolver, un paraíso para mis pupilas y para mi imaginación.

Me gustaba imaginar a la gente que recibía esos regalos. Envueltos en esos papeles con diseños tan llamativos. Me gustaba ver la cara de las personas que entraban a comprar y con qué amor seleccionaban lo que iban a llevarse. Inventaba historias. Cumpleaños, quizá una visita al hospital, parejas de enamorados o simplemente una sorpresa que le alegrara el día a alguien. También inventaba historias entre las cosas del aparador, ¿qué sentía el coche rojo cuando seleccionaban el azul? ¿volverían a verse? Los peluches quizá se enamoraban entre ellos o tal vez eran familias que serían separadas. ¡Pero había una sorpresa de por medio! Eso les decía a través del vidrio, para consolar a quienes se quedaban.

Cada cierto tiempo cambiaban el aparador y yo lo contrastaba con mi inventario. A veces se iban mis cosas predilectas, a las que ya les había echado el ojo. A veces se quedaban y quizá podía juntar lo suficiente para comprarlas. Me divertía. Eran tardes llenas de magia y encuentros con ilusiones.

También tenían pósters de frases motivacionales. La consabida “Si amas algo, déjalo libre. Si regresa es tuyo, si no, nunca lo fue”. Imposible comprenderla a mis quizá siete u ocho años, pero eso no me quitaba el placer de verla sobre el fondo de unas rosas. Un día pegaron un póster que decía

¿Cansado de trabajar?

El año tiene 365 días de 24 horas, de las cuales 12 están dedicadas a la noche y hacen un total de 182 días. Por lo tanto, sólo quedan 183 días hábiles; menos 52 domingos, quedan 131 días; menos 52 sábados, quedan un total de 79 días de trabajo; pero hay cuatro horas diarias dedicadas a las comidas, sumando a 60 días, lo que quiere decir que quedan 19 días dedicados al trabajo. Pero como usted goza de 15 días de vacaciones, sólo le quedan cuatro días para trabajar; menos aproximadamente tres días de permiso que usted utiliza por estar enfermo o para hacer diligencias, sólo le queda un día para trabajar, pero ese día es precisamente, el “Día del Trabajo” (Primero de Mayo) que es feriado y por lo tanto no se trabaja. ¿Se siente aún usted cansado? Bernard Shaw

WOW! Después de leer esto, yo sentía que había descubierto el secreto de la vida, el hilo negro, la sabiduría de los alquimistas, los enigmas de Fantomas, la fuente del conocimiento de Kalimán… todo eso se había revelado ante mis ojos. Me lo aprendí de memoria. Lo comenté con mis hermanos, que ya trabajaban. Ninguno de ellos me mató la ilusión, aunque ahora comprendo la ironía de sus “Sí, claro”. Dormí extasiada, pensando que nunca me cansaría de trabajar, ni de vivir. Volvía a verlo todos los días y me recriminaba cuando me cansaba por las tareas de la escuela. Pronto comprendí que no era muy compatible. La dicotomía de la teoría y la práctica, puedo decir hoy.

Hoy vi la fecha y lo recordé. Sonreí de buena gana. Recordé cómo tampoco comprendía que precisamente el Día del Trabajo no se trabajara. Algunas veces a mi padre le tocaba desfilar y volvía enojado a casa. Hoy para mí fue un día feriado que aproveché para levantarme un poco tarde y permanecer en casa. Leyendo, escribiendo y resolviendo pendientes. El trabajo de vivir a veces me cansa. Como la semana pasada, que colapsé. Respiro, tomo aire y vuelvo a empezar. Entre tanto cansancio, quiero recuperar mi imaginación, mis ganas de soñar. Quiero volver a tomar mi bicicleta y sentir esa ilusión de ver aparadores, hacer historias.  Quiero no sólo mirar, sino comprar las cosas que me gusten. Me siguen encantando las tiendas de regalos.

Lorena Sanmillán

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: