Archive for May 24th, 2018

El jiguero. Donna Tartt. III

May 24, 2018

Hoy me levanté pensando en el Met. Tomé el baño recordando la novela de Donna Tart. Tuve un día pesado, pero bello. Trámites burocráticos que hay que hacer. Después vi a mi madre comer mamey por primera vez. Vuelvo a casa a cenar, leer y dormir. Voy pues a continuar. Sigo enfadada con sus enlistados, pero dice uno de sus admiradores que todo tiene un sentido y conforme avance el libro irá cerrando lo que ha abierto. Eso sería fabuloso pues son múltiples detalles. Continuaré. Theo sigue esperando que aparezca su madre. Detengo la lectura recordando aquella noche que me dormí llorando repitiendo Ese no era el plan, abatida por lo que había sucedido, mientras Theo repasa el plan de catástrofes que había diseñado su madre. Tartt abre otra puerta hacia su infancia. Me detengo ante una palabra: rebeca. Busco el significado: Chaqueta femenina corta y ligera, de punto, abierta por delante, con botones, escote redondo y manga larga. Oh! Por un momento pensé que era una mascada. Bien. Cierra una de las puertas. Ok. Otra palabra: bayeta. Significado: Pieza de tela de lana afelpada u otro tejido grueso, generalmente cuadrada o rectangular, que se emplea para limpiar superficies o absorber líquidos. Ay, Tartt, aquí le decimos trapo. Otra palabra más: batiburillo. Me suena a desorden, pero buscaré el significado: Mezcla desordenada de cosas que no guardan relación entre sí. Sonrío ante las nuevas palabras aprendidas. ¿Por qué niega que está solo cuando suena el teléfono? Abril. Las cosas suceden en Abril. ¿Será importante la referencia temporal? El segundo capítulo cierra con algo interesante. Comienzo el tercer capítulo. Cierto: la comida y sus olores evocan momentos. ¿Serán necesarios los paréntesis? Me lo he imaginado sucio y herido después de la explosión. Tiene tantos detalles la narración, sin embargo creo que me he perdido el momento en que se bañó. ¿Dónde quedó la bolsa que cargaba? Muchas preguntas ante la catástrofe. Los hubieras son universales. “…estar ocupado es lo único que hará que te sientas mejor”, mmm, no al principio, pero puede funcionar. Creo que es necesario darle su tiempo a la tristeza. Las ocupaciones hacen que el engranaje tome de nuevo su rumbo y no se puede seguir como si nada hubiera pasado. Me está siendo muy difícil desprenderme de lo que amo. La novela está tocando esa fibra en mí. Empiezo a ver emociones y siento la identificación. La última nueva palabra de la noche: trenca. Abrigo de lana tupida, corto, con capucha, canesú y bolsillos en el frente con tapa, que se abrocha pasando unas piezas alargadas de madera o hueso por unas presillas. Ya se acabó el tiempo. Leer es, a veces, una evasión. Suficiente por hoy. Página 137. Hizo muy bien quien haya inventado los separadores.

Lorena Sanmillán

Advertisements