Archive for May 25th, 2018

El jilguero. Donna Tartt. IV

May 25, 2018

Hoy pensé mucho en la narrativa de Donna Tartt y sus interminables detalles. ¿Por qué no describe con acciones lo que sí pone en palabras utilitarias? ¿Serán importantes tantos detalles? Me gustan las nuevas palabras aprendidas y espero el momento para poder usarlas. Siguen los paréntesis que son para mí información innecesaria. En la casa de los abuelos de Theo hay bordados en punto de cruz enmarcados. Por fin vuelve a hablar del departamento que compartía con su madre. Estaba intrigada con eso, en la narración y en la vida real. ¿Qué sería de su apartamento? Si apenas llegaban a fin de mes, supuse que el rentero habría desalojado el piso lo más pronto posible. Los psicólogos de la escuela le recomiendan a Theo respirar y pintar mandalas. Tartt cierra otra de las puertas que abrió. Ya comprendí por qué no encontró a nadie después de la explosión. Poesía de Whitmann en la clase de literatura. Macbeth. ¿Para qué querrían guardar las cosas que tenían en el departamento? ¿Por qué no venderlas? Comienzan las pesadillas, mismas con las que inició el libro. Nueva palabra: Arcádicos. Perteneciente o relativo a Arcadia. ¿Por qué le mintió a los investigadores? Sale de casa de los Barbour y se lanza a la aventura. Encuentra la dirección que andaba buscando. Tengo ganas de volver a caminar por Nueva York. Capítulo 4. Quiero que me cuente una historia, no todos los detalles de una historia que aún no sé dibujar en mi mente. Recuerdo cuando leí “Los miserables”, en 1997. Mi hermano estaba en París y yo quería acercarme a esa ciudad.  Adoré a Víctor Hugo y sus detalles. Tenía mucho tiempo para leer lo que quisiera. Lo cargaba a todos lados, aunque fuera un ladrillo. Era la edición de Porrúa “Sepan cuántos…”. La letra era muy pequeña, pero en ese tiempo mi vista era perfecta. Quizá es lo que me pasa con este libro, ahora ya no hay tiempo para leer historias tan largas. Quizá no me ha atrapado de manera tal que no me importe la extensión. Se acaba el tiempo y además tengo tarea del Diplomado. Página 188.

Lorena Sanmillán

Advertisements