Archive for the ‘Juegos Olímpicos’ Category

Barcelona ’92: Barcelona ’92!!!

July 30, 2016

Captura de pantalla 2016-08-04 a la(s) 19.57.28

Aunque ya había comenzado a trabajar, rasgué tiempo de los imposibles para no perderme el encendido del fuego olímpico en el templo de Hera. Desde ahí comenzó la obsesión. Contaba los días para que comenzaran, mientras soñaba de verdad con algún día presenciar una inauguración. Estaba realmente obsesionada con Barcelona, con España. Barcelona ’92 llegó en el verano antes de entrar a la facultad.

La ceremonia de inauguración la pude ver en retazos. Gaudí, Calatrava, la Plaza Cataluyna, el baile flamenco y el gigantesco ¡Hola! con que inició. Movimiento, color, música, diseños, historia. Tantos simbolismos ocuparon la cancha principal donde sucederían tantas competencias, donde muchos atletas cumplirían un sueño, donde tanto sudor, donde tanto esfuerzo, donde tanto triunfo. La alquimia del arte es así, una alfombra mágica para que todo lo demás suceda.

A medio desfile tuve que irme a trabajar. Lo lamenté mucho, pero las obligaciones son primero. En ese momento quise una televisión portátil para llevarla en el Ruta 17 mientras iba hasta san Pedro. Estaba muy lejos de imaginar todas las cosas que hoy son capaces de hacer los celulares. Los atletas, mientras desfilaban, cargaban cámaras fotográficas de 35mm, lo más moderno en ese momento y más de uno llevaba al hombro videograbadora con casettes de 8mm. Para mi gran fortuna, en el sitio donde laboraba también estaban viendo la Ceremonia -narrada por Jacobo Zabludowsky- y se me permitió ver unas cuantas delegaciones antes del país anfitrión. Por lo menos no me perdería uno de los momentos más emocionantes.

El príncipe Felipe era el abanderado de España. La emotividad me ganó. La energía de ese momento aún la llevo en la piel. Todo el estadio se puso de pie y lo mismo que el mío, el rostro de la infanta Cristina se pobló de lágrimas al ver a su hermano encabezar la delegación española. Supongo que también se anegó de llanto al no saberse invitada a la ceremonia de coronación del ahora Rey Felipe VI. ¿Quién podría imaginar lo que sucedería con la familia real española? Los momentos felices de la vida a veces parecen entrenamiento para los tiempos aciagos que nos esperan.

Después vino el momento cumbre. El encendido del pebetero. El fabuloso arquero. Según el decir de la narración española En este momento se va a lanzar la flecha más pacífica de la historia. Me encantó. Por mucho tiempo ha sido mi encendido favorito. Realmente impresionante. Si llegó o no al pebetero, si fue un truco televisivo, si fue una ilusión óptica… la verdad es que poco me importa comparado con lo que sentí al ver la creatividad funcionando. Las ceremonias inaugurales son un portento de creatividad, sincretismo cultural y simbolismos entrañables. Eso me basta. Eso es lo que aplaudo.

Volví a ver a Larry Bird, otro de mis amores adolescentes. El Dream Team fue un suceso, tal como se esperaba. Bubka falló en su intento por conseguir otro oro. Para México y especialmente para los regios, el triunfo de los “Sapitos Salazar”, Edgar y Jaime, fue todo un acontecimiento. Ganaron la medalla de oro en frontenis, deporte de exhibición. Durante algún tiempo estuvo su medalla en una de las vidrieras de anuncios de la Facultad de Arquitectura, pues eran exalumnos, no recuerdo si los dos o sólo uno de ellos.

En un hecho inédito en mi vida, mis hermanos y yo nos levantamos de madrugada para ver la carrera de Carlos Mercenario. Hacía muchísimo calor y teníamos las ventanas abiertas. Escuchábamos las conversaciones de los vecinos. En la casa de junto, el vecindario me regalaba la anécdota inolvidable de Barcelona: El menor de los vecinos gritaba, asustado, interrumpiendo el silencio de nuestra contemplación:  Acabo de ir al baño. En la taza estaba una rata, una rata, una ratota, Prieto,  pero grandota Prieto, yo creo que me quería morder las nalgas.  Las risas fueron espontáneas y acompañaron a Carlos Mercenario cuando consiguió la medalla de bronce en la prueba de 50 Km de Marcha. Nunca pude volver a ver a mi vecino sin por lo menos sonreír. La medalla de bronce se convirtió en medalla de plata al quedar descalificado el segundo competidor.

Fueron quince días muy intensos con muchos nombres, con múltiples héroes. El domingo de la clausura en mi casa sucedió algo inédito. Movimos la televisión de lugar para estar en un sitio más cómodo. Veinticuatro caballos bailaron un movimiento del Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo. José Carreras, acompañado por Sarah Brightman, interpretó  Amigos para siempre compuesta por Andrew Lloyd Weber. Un barco de papel gigantesco se elevó hasta el cielo llevándose a Cobi, la mascota de los juegos. Esta vez ya no salí al patio para esperarlo. Tomé un avión para encontrarlo.

En septiembre del 2002, visité Barcelona. Después de visitar el Pabellón de Mies van der Rohe, estuve en el Museo Olímpico en el Estadio de Montjuic. No cabía en mí de la emoción. Me cumplí el lujo y capricho de dar una vuelta olímpica en el estadio, previo pago del óbolo que esto significaba. Compré también una camiseta. Lo sé, soy una naca, pero me encantó hacer eso. La vida a veces permite cumplir sueños en retazos que saben a género completo. Lo imprescindible es nunca abandonarlos.

Lorena Sanmillán

Advertisements

Seúl ’88:Louganis. Bubka. Griffith. Graf.

July 29, 2016

Captura de pantalla 2016-08-01 a la(s) 20.09.00

Mi emoción por la víspera de los Juegos Olímpicos de Seúl ’88 estuvo literalmente pasada por agua. El Huracán Gilberto decidió visitar Monterrey dos días antes de la inauguración y dejó un récord terrorífico sobre mi ciudad. El río Santa Catarina se desbordó, perdimos los juegos Manzo, muchas familias se quedaron sin casa, hubo muertos, gente extraviada, destrucción y estupefacción. En contraste, los regios fuimos olímpicamente solidarios.

Uno de los recuerdos que tengo más presentes del Huracán Gilberto es el momento en que desperté en el tejabán de mi casa. Por la rendija inmediata a mi almohada podía ver el árbol de mis vecinos cada mañana. Ese día, obviamente, estaba lloviendo y el pobre árbol, abrazado por el viento, hacía un movimiento similar al que hacen los limpiabrisas del automóvil. Se azotaba contra la banqueta de un lado a otro perdiendo su gallarda verticalidad. Supuse y luego supe que algo importante estaba pasando.

Entre parar la inundación de mi casa y ver las noticias. apenas si hubo un poco de tiempo para disfrutar la inauguración. La recuerdo vagamente. Fue muy sorprendente. La tecnología iba avanzando y también hubo muchas palomas blancas como símbolo universal de la paz, aunque muchas de ellas murieron en las llamas del pebetero.

En la preparatoria, el huracán y los Juegos Olímpicos eran la plática diaria. También hablábamos del XV años de Catalina, que se tuvo que suspender debido a las lluvias. Claudia y yo comentábamos las competencias del día mientras en la cancha de basquetball intentábamos tiros de tres puntos.

Un suceso detuvo el ritmo de la algarabía cotidiana. Primero imprimió un silencio total y después el grito de asombro y desconcierto que precede un gran cantidad de palabras intentando explicar, entender, suponer y demás. El clavadista estadounidense Greg Louganis se había descalabrado al realizar un salto desde el trampolín de tres metros. La alberca se tiñó de sangre. Louganis, herido, continuó con la competencia y logró dos medallas de oro. Greg fue admirable e impactante. Siete años después, se confesaría homosexual y portador del VIH. En ese tiempo, este tipo de noticias aún constituían un escándalo. Greg volvió a ser admirable e impactante.

Captura de pantalla 2016-08-01 a la(s) 20.02.33

Más que de Louganis, me confieso enamoradísima de Sergei Bubka. Este hombre me robó el corazón con esa mirada de absoluta determinación y misterio. Era increíble verlo saltar con la garrocha, sin albur. Estableció nuevo Récord Olímpico y es, para mí, uno de los inolvidables de Seúl ’88.

En atletismo fue muy impresionante ver a Carl Lewis y saber de la descalificación de Ben Johnson. “La drogadicción” fue un tema recurrente en los ensayos de Taller de Redacción, con la Lic. Fuensanta López. Resultó muy triste ver cómo se acaba una carrera por la adicción a una sustancia prohibida. No concibía en mi mundo de quince años de edad cómo un atleta podía hacer eso. Sigo sin concebirlo ahora.

Mención aparte merece Florence Griffith. Toda una delicia verla correr en la pista de atletismo. Las competencias parecían haber sido diseñadas para ella. Siempre muy en su papel, sin despeinarse para lograr el triunfo. Lo mismo puedo decir de la alemana Steffi Graf quien fue todo un espectáculo en la cancha de tenis, deporte que regresó a los Juegos Olímpicos luego de sesenta años de ausencia. Se aceptaron jugadores profesionales y, por supuesto, Graf se ganó la medalla de oro.

De la Ceremonia de Clausura, lo que más recuerdo fue el momento en que las coreanas pasaron la estafeta a las españolas. El baile, de suyo tan femenino, nos unifica. La fuerza de la sensibilidad es un lazo perenne. Presentaron el logotipo de Barcelona ’92 y me enamoré de él instantáneamente. Fue la primera vez que no lloré, pues tenía la esperanza de la próxima olimpiada. También fue la primera vez que soñé con viajar a una Ceremonia de Inauguración.

Lorena Sanmillán

 

Los Ángeles ’84: El matemático. Andersen.

July 28, 2016

Captura de pantalla 2016-07-28 a la(s) 23.01.16

Entonces llegó Los Ángeles ’84. Ya estaban los Juegos Olímpicos más cerca de México. Fue en el verano antes de comenzar el sexto año de primaria. Corría en la Asarco pateando una pelota, la multitud de chicharras cantaba y yo sentía que me aplaudían.  La salud de mi abuela Barbarita comenzó a deteriorarse. Las visitas a su casa y a la casa de mi tía Lupe se hicieron más frecuentes. En medio de todo este contexto, era importante sentarnos a ver los Juegos Olímpicos. La mejor transmisión era la de el Canal 13, Imevisión, con José Ramón Fernández. La cercanía con México volvía más accesibles las transmisiones de televisión pues debido a los husos horarios ahora sí podíamos verlos en directo.

De la ceremonia de inauguración no recuerdo gran cosa, excepto que la mascota “El tío Sam” no me hacía gracia alguna. Seguía añorando la ternura de Misha.

Cómo olvidar el momento en que Raúl González, “El matemático” ganaba la Medalla de Oro en la competencia de 50 Km de caminata y además establecía Récord Olímpico. Era la prueba que dominaba más. Lo había intentado en Munich, Montreal y Moscú, pero no lo había logrado. En esta ocasión además llegó de súper líder y dio la vuelta olímpica al estadio en completa soledad. Todo el triunfo era para él. Era su segunda medalla en los mismos Juegos, días antes había ganado una de plata al llegar en segundo lugar en la prueba de 20 Km, superado por otro mexicano: Ernesto Canto.

La medalla de oro estuvo expuesta en el extinto Salón de la Fama de Monterrey en las instalaciones de la Cervecería Cuauhtémoc, es decir, frente a mi casa. Iba mucho ahí, al Museo de Monterrey y de pasaba me colaba a ver la medalla y creo recordar que también estaba el uniforme y los tenis. ¿Dónde estarán ahora que lo han cerrado?

El gran momento dramático fue para Gabrielle Andersen, atleta Suiza. Era la primera vez que se correría el maratón femenino. Llegó al estadio y el público la recibió de pie, aplaudiendo su esfuerzo, su determinación. Así la acompañaron en la agónica vuelta que dio con pasos erráticos, cansada, deshidratada, desorientada,  acalambrada, pero con la firme convicción de terminar la prueba. Desfalleciéndose cruzó la meta. Se lo propuso y lo consiguió.

Gabrielle Andersen Maratón de LA ’84

Andersen, a sus 39 años, nunca se rindió, a pesar de que varias veces le dijeron que lo hiciera. “Esta es mi única y última oportunidad. Continuaré corriendo hasta terminar” repetía para sí misma, mientras sus músculos apenas le respondían, dando un paso tras otro encaminándose hacia la meta. Llegó en el lugar 37 de 44 participantes. Gracias a este suceso se adaptó el reglamento con un artículo que lleva su nombre para que los atletas puedan recibir atención médica sin ser descalificados.

En aquél momento no comprendí la magnitud de aquello. No sabía lo es correr ni por un minuto, mucho menos por varias horas. Hoy la vuelvo a ver con una óptica distinta. Hoy soy capaz de comprender todo el esfuerzo que hay detrás de ello. Y sé que yo también puedo hacerlo. Yo quiero correr un maratón. Yo voy a correr un maratón. Después me pondré la meta de correr en Marathon. El gran sueño sólo se consigue si todos los días trabajas para él y nunca te rindes.

Lorena Sanmillán

Moscú ’80: Misha

July 27, 2016

Captura de pantalla 2016-07-27 a la(s) 17.37.58

Para los Juegos Olímpicos de Moscú tenía yo siete años. Ya agarraba más la onda, ya entendía un poco más de qué iba el asunto y creo que ya teníamos televisión de colores. Me desconcertaba -sigue desconcertándome- que sólo duraran algo así como dos semanas. Se me hacía muy poquitito tiempo. Las emociones intensas son así, duran muy poco. Con las cápsulas culturales que presentaban se intensificó en mí el deseo de viajar. No tenía la menor idea cuán lejos estaba Rusia.

De Moscú ’80 recuerdo la forma en que Nadia volvió a la pantalla. Creo que fue el momento en que se cayó de las barras asimétricas. Esta vez ganó menos medallas. Pierdo entre relojes el nombre de los demás atletas, aunque estuve muy pegada a la televisión viendo las repeticiones de las competencias. Después organizaba miniolimpiadas con los chavillos del barrio.

No comprendía mucho acerca de lo que hablaban los adultos refiriéndose a una “Guerra Fría” y el por qué Estados Unidos y muchos otros países no habían participado. El mismo Sol, el mismo cielo, la misma Luna nos cubre y, sin embargo, seguimos separados por estúpidas fronteras. Aprendí en ese momento lo que eran los husos horarios y me fascinó conocer el globo terráqueo que mis hermanos me explicaron por medio de una naranja. Después me regalaron el que ahora tengo en mi consultorio, comprado, por supuesto, en Selecciones.

Clausura de Moscú ’80. Despedida de Misha

Sin embargo, el recuerdo más vívido que tengo es la Ceremonia de Clausura. La belleza de la música, los mosaicos humanos formados por las personas en las gradas que me parecían el no va más de la creatividad. De pronto entró Misha, la mascota de los Juegos. Llevaba unos globos de Helio en sus garras. Empezó la despedida, dio una vuelta olímpica al estadio y con ello di rienda suelta a mi llanto. En un momento dado la soltaron, y comenzó a volar por el cielo. Cuando se perdió en la inmensidad, salí al patio de mi casa: quizá pasaría por ahí y podría verla. Estuve horas, muchas horas,  oteando el cielo de la Colonia Obrerista buscándola. Misha podría pasar en cualquier momento y yo no quería perdérmelo.

Ahora vuelvo a llorar, enternecida. También sonrío. Extraño mucho a esa niña y su inocencia infinita.  ¿Dónde estará? Quizá comparte el mismo cielo en el que vuela Misha. La fantasía permite volar alto, muy alto. La fantasía es un pasaporte expedito hacia esa eternidad que no precisa banderas ni requiere pasaporte.

Lorena Sanmillán

 

Montreal ’76: Nadie como Nadia.

July 27, 2016

Captura de pantalla 2016-07-26 a la(s) 19.32.52

Nadie como Nadia

Los Juegos Olímpicos de 1976 fueron los primeros que tuve oportunidad de ver. Obviamente no los recuerdo mucho, tenía sólo tres años. Sin embargo, aún tengo muy presente la sensación de unidad que había en mi casa, pues todos juntos nos sentábamos frente al único televisor que teníamos a ver no sé qué cosa. En aquél tiempo yo no entendía nada. Mis hermanos se la pasaban callándome, pues yo reclamaba su atención.

Al pasar del tiempo, cuando vuelvo a Montreal ’76 lo resumo en una sola palabra. Nadia.

Gracias a las repeticiones en televisión pude volver a ver esos momentos en que el diez perfecto sucedía. Por mucho tiempo no comprendí exactamente lo que significaba, pero aplaudía la gracia con que Nadia participaba. Y era sólo Nadia, porque a los famosos, cuando los consideramos cercanos, les llamamos por su nombre de pila.

Mi hermano Daniel, aficionado a la radio de onda corta, escribió a Radio Rumania y me enviaron una fotografía autografiada de Nadia Comaneci cuando recibió su medalla. Los ojos de la gimnasta viendo su bandera me impresionaron mucho. Ansié vivir esa emoción por algo. Las miradas de los apasionados son arrebatadoras e indescriptibles. Esa fotografía es uno de mis recuerdos que atesoro. Narcisa desde siempre, por mucho tiempo creí que el número 73 lo usaba por ser el año de mi nacimiento.

Nunca he tenido la gracia ni el cuerpo para hacer gimnasia. Mi coordinación no es ni de broma compatible con la perfección. Admiro el cuerpo humano y las enormes capacidades que tiene para aquellos que están dispuestos a pagar el precio por ello. Es menester la disciplina, la constancia, la dedicación, el sacrificio, la convicción, la pasión. Además de todo lo objetivamente necesario para lograr la meta llámese entrenamiento, alimentación, entrenador, gimnasio, apoyos, etcétera.

Nadie como Nadia, decían los periódicos cuando pude aprender a leer. Bendito sea el español que permitió hacer lo que hoy sé que se llama aliteración. Una aliteración que además me encanta y es un retrato sin filtro de la verdad: Nadie como Nadia. Así recuerdo Montreal ’76, cuarenta años después.

Lorena Sanmillán