La carta que nunca envié

Ahora, con este asunto de enviar cartas, vino a cuento recordar este poema que, narrado en la voz de Arturo Benavides, hacía cortar las venas por allá en la adolescencia. Lo comparto por todos los recuerdos y por todos los presentes y por los futuros que nos harán evocarlo. Y por todas aquellas cartas que hemos escrito y que nunca jamás nos atrevimos a enviar o por las que recibimos y no supimos cómo contestar. La he transcrito tal cual la recuerdo, admito todas las correciones que su memoria me haga favor de enviar. Desconozco el autor, pero desde ya va en el apartado de la Otredad.

LSM; Diciembre 3 de 2007

La carta que nunca envié 

No sé dónde estás pero esta carta la escribo no por ti, no por mí, no por lo que eres. Tal vez por el pasado. Tal vez por las cálidas y sosegadas horas que tu locura o capricho me hayan regalado. Y si digo locura, no pienso en tu cabeza, frágil, transmutable y volutuosa. Sólo pienso en los instantes en que de infernal pasión parecía tu corazón entregarse como deshojando uno a uno los pétalos de una rosa.

O, tal vez, escribo para mí. Escribo para mi corazón; escribo para mi alma o escribo para mis sentimientos, que alguna compensación han de tener por haberlos feriado a cambio de vanidad y sufrimientos.

¿Qué quieres que te diga? ¿Que te quise como mujer, como un fantasta o como mi amante?  Como mujer, Dios te premió con todos los encantos terrenales. Como fantasma, vagas por la vida y tu vida vaga como un fantasma. Y como amante, medrosa y sin mañana,  ¡Qué dolor decirlo! pero mi alma fue para ti, demasiado grande.

¿Sabes lo que es el alma? ¿Sabes dónde se aprende a vibrar y a gozar y a sufrir con el dolor, la alegría y la esperanza? ¿No lo sabes? ¿Pero acaso crees que existan parajes o tratados donde te enseñen a amar como hasta ahora nunca has amado? ¿Crees que conociendo a Sócrates, Platón o Aristóteles, tu alma se te ensanche y pueda cimbrar como la mía te lo ha mostrado?

¡Yo te digo que no! Cosas como éstas, sólo se aprenden en las entrañas de la madre que nos concibió. Y mi madre me dio una esencia tan desaforada, ¡Que para amarte, mucha alma me sobró!

Perdóname esta carta; aunque sé que nunca la enviaré. Primero, porque no sé dónde estás. Y,  segundo, porque después de amarte tanto, el alma que te escribe no te quiere ofender.

5 Responses to “La carta que nunca envié”

  1. Miguel Says:

    ¡Hola!

  2. noe martz Says:

    Hola, yo quiero dejar un escrito que hice con mucho cariño a una persona mas sin embargo aun no se lo envio por que no me ha demostrado que lo merezca, ojala te guste Lorena no es algo muy elaborado pero si tiene mucho sentimiento jaja se que puedo mejorar mi forma de escribir.

    el Texto es el siguiente.

    He de conquistar tu corazón.

    Aunque en tiempos distintos
    nos enamoramos,
    ahora también
    en tiempos distintos
    nos encontramos

    Que hermoso destino
    me toco vivir,
    adoro mi vida,
    y el haberte conocido
    sin duda alguna
    lo mejor que me ha sucedido
    aunque lastima me da
    llegar tarde al encuentro
    ahora nada puedo hacer
    que mas quisiera
    el tiempo retroceder
    teniendo la libertad
    que ahora me toca tener.

    Prefiero saborear mi derrota
    y disfrutar tranquilamente
    tu presencia sin tenerte
    prefiero soñar despierto
    y abrazarte en mis sueños
    crearme la ilusión
    de que al menos
    un momento
    eres tan mía
    como las estrellas
    son al cielo.

    Voy esperar paciente
    estaré a tu lado
    como una sombra
    siguiendo tu cuerpo
    pasare contigo
    en las penumbras
    para algún día poder
    ser la luz que ilumine
    a tu ser.

    Ya pasará el tiempo
    cambiarán los argumentos
    aplicaré mi estrategia
    te seguiré muy de cerca,
    esperaré el momento
    mas sensato para
    hablarte con franqueza
    y decirte muy despacio
    que esto ya lo había soñado
    y al final de mi camino
    Mi sueño se ha realizado.

    Al fin conquiste tu corazón.

  3. lenny Says:

    este poema yo lo escuchaba de adolescente y si me cortaba las venas jajajaja pero en la version original con un español del cual no recuerdo enorme y tenia de fondo una musica preciosa…saludos y felicidade…..P.D si alguien sabe el nombre del español envienmelo a mi email gracias

  4. laura rocio Says:

    Esta es mi carta que no envie

    Hola solo queria decirte que te quiero mucho, que pienso en ti
    cuando duermo, que nunca pense que pudiera encontrar a una
    persona con la que me llevara tan bien en el chat.

    Hemos hablado todos lo dias desde hace casi dos meses, y no
    me parece mucho tiempo, contigo he compartido cosas que no
    le digo a la gente, porque aun me duele el alma, cuando estoy
    en la sala de chat, platico con mucha gente, pero solo me sien-
    to acompañada cuando estoy contigo.

    Tenia miedo de darte mi cel, pero confie en ti, y sabes, no me
    arrepiento porque tus mensajes cariñosos me hacen muy feliz.

    Solo queria que supieras que no te quiero perder, que aunque
    estemos lejos, que aunque te cases con alguien, aunque tengas
    hijos que le vayan a chivas, siempre podras contar conmigo.

    Gracias por ser mi amigo, por tolerar mi arranques de mal humor,
    por contentarme, por contarme tu vida.

    Ya estoy llorando, haaaaaaa que dios bendiga tus pasos estes
    donde estes. TE AMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO

  5. Isidro R. Says:

    Han pasado mas de cinco años pero quizas aun tengas este ptroblema, de hecho nuestro. Totalmente de acuerdo, la version de Arturo Benavides es la mejor, ojala pronto la podamos encontrar para disfrutarla en compañia de nuestras familias. Suerte apra ambos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: